Pol Roigé pugna con un jugador del Sabadell durante un partido en Son Moix. El catalán es uno de los jugadores que se ha desvinculado del Real Mallorca. | MIQUEL A. BORRÁS

El Real Mallorca está listo para volver al trabajo y destapar su nuevo proyecto para la temporada 2019-20, en la que regresará a Primera División seis años después. El equipo de Vicente Moreno regresará este lunes a los entrenamientos en la ciudad deportiva Antonio Asensio y lo hará con cinco caras nuevas y varias bajas ya confirmadas.

El equipo balear, que está citado esta mañana en sus instalaciones de la carretera de Sóller para empezar a entrenar solo 22 días después de consumar el ascenso, cuenta con las incorporaciones de Álex Alegría, Pablo Chavarría, Josep Señé, Aleix Febas y Aleksandar Sedlar, además de Martin Valjent y Ante Budimir, que son ya futbolistas del Mallorca tras jugar cedidos en Son Moix la segunda mitad del curso anterior.

Noticias relacionadas

Los que no acudirán a Son Bibiloni son el portero Leandro Montagud (fichado por la Cultural y Deportiva Leonesa), Alejandro Faurlin, Pol Roigé, Fernando Cano, Álvaro Bustos y Néstor Salinas, que han extinguido su relación con el Mallorca, que debía concluir en junio de 2020. Tampoco estarán Sergio Buenacasa y Franco Russo, ambos cedidos a la Ponferradina de la Liga 123, ni Leo Suárez, Nikola Stojiljkovic y Pervis Estupiñán. El argentino ha regresado al Villarreal y el serbio al Braga, mientras que el ecuatoriano se ha comprometido con Osasuna.

El Mallorca trabajará en doble sesión gran parte de la semana y disputará su primer amistoso del verano el domingo 21 de julio, en Sa Pobla contra el Felanitx de Tercera División.