Cordero y Babin presionan al mallorquinista Pablo Valcarce durante el partido disputado este sábado en El Molinón. | Aurelio Florez

24

El Mallorca ha encajado este sábado su segunda derrota consecutiva al caer en El Molinón ante un Sporting que ha sido superior durante la mayor parte del encuentro (1-0). Los baleares, que se han volcado sobre la portería de Mariño en el tramo final del partido, no aprovechan el tropiezo del Cádiz y seguirán esta semana fuera de las posiciones de playoff después de que un gol del británico Nick Blakcman en el segundo tiempo haya agotado todas sus opciones.

Salvo en momentos muy puntuales, el Mallorca no se ha sentido cómodo en ningún momento ante un Sporting en plena reconstrucción desde la llegada a su banquillo de José Alberto López. El equipo de Vicente Moreno, dirigido esta vez a pie de campo por Dani Pendín, ha rodado sus mejores momentos en el primer tiempo, aunque apenas ha fabricado ocasiones para ponerse por delante en el marcador y meter en problemas a los asturianos. Mientras tanto, los de casa seguían un camino inverso y han ahorrado lo suficiente como para irse al descanso con algún gol de ventaja.

Noticias relacionadas

En el segundo acto el Sporting ha seguido empujando y el Mallorca, buscando respuestas que no llegaban. En cualquier, sí que ha disfrutado de una gran oportunidad para dar un golpe sobre la mesa. Sin embargo, a Fran Gámez se le apagaban las luces ante la portería rojiblanca y se acababa dando de bruces con Diego Mariño.

El Sporting ha blindado del todo el guión a los 58 minutos, tras un grave error de Sastre al intentar sacar el balón del área. Nick Blackman no perdonaba y estrenaba su cuenta esta temporada para darle al Sporting el premio que llevaba tantos minutos persiguiendo.

La reacción del Mallorca no ha llegado hasta los minutos finales, ya con el partido roto de arriba a abajo. El Sporting ha perdonado el segundo gol en una jugada de chiste en la que dos de sus delanteros se estorbaban al ir a por un rechace de Reina. Los bermellones, por su parte, han intentado atrapar algún punto hasta el último segundo, pero cerraban la jornada en blanco tras un partido demasiado irregular.