Un Tourmalet que marcará el destino

| | Palma |

Valorar:
preload
Garmendia remata ante Reina en un lance del partido disputado ante el Formentera.

Garmendia remata ante Reina en un lance del partido disputado ante el Formentera.

18-03-2018 | Miguel Ángel Borrás

El Mallorca más vulnerable del curso ante un calendario amenazante. El grupo balear ya se arremanga para afrontar un tramo de curso que se antoja termina. Un Tourmalet que marcará el destino del equipo en el Grupo III de la Segunda División B.

En los cuatro próximos capítulos del curso, el conjunto de Vicente Moreno afrontará dos salidas consecutivas ante rivales sólidos en casa (Hércules y Valencia Mestalla), la visita en Son Moix del mejor equipo de toda la segunda vuelta y verdugo en la Copa del Rey (el Lleida) para cerrar este póquer visitando a un Elche al alza que se ha convertido en su principal amenaza.

De hecho y según cómo transcurran los tres próximos encuentros, el Mallorca se podría incluso jugar esa primera posición en el Martínez Valero, aunque actualmente la distancia entre ambos es de ocho puntos. El conjunto alicantino le ha recortado cinco a los isleños en apenas un mes.

La visita al Rico Pérez de Alicante prenderá la mecha este próximo domingo. El Hércules, diseñado para pelear por entrar en playoff, se mueve en tierra de nadie. Josip Visnjic ya es el tercer inquilino del banquillo tras Gustavo Siviero y Claudio Barragán. Tampoco ha mejorado las prestaciones del bloque (siete puntos sobre quince posibles) aunque recibirá al Mallorca con el objetivo de alzar los brazos para dar una alegría a una afición que ha visto más empates (7) que victorias (6). Elche, Villarreal B y Cornellà, situados en playoff, fueron incapaces de lograr la victoria en el Rico Pérez y los tres sellaron el empate.

Dentro de dos semanas, el Domingo de Resurrección, el Mallorca visitará a un Valencia Mestalla situado en la zona noble y que es el equipo más goleador (50 goles) de todo el grupo a pesar de perder a Rafa Mir, que semarchó al fútbol inglés en el mercado de invierno.

El filial valencianista mantiene una línea regular y solo ha perdido un partido en los últimos cuatro meses de competición. La gran cantidad de empates -llegó a encadenar ocho de forma consecutiva- le han impedido pelear por entrar en las posiciones de playoff. Es un rival a tener en cuenta como demuestra su victoria del pasado sábado ante el Villarreal B.

Enrachados
Son Moix volverá a abrir las puertas el 8 de abril para el duelo que enfrentará al Mallorca y al Lleida. El conjunto catalán es el mejor equipo de toda la segunda vuelta -acumula 23 puntos en once jornadas- y el verdugo mallorquinista en la Copa del Rey. Su trayectoria es impecable en las últimas jornadas -cuatro victorias en cinco encuentros- y ya está a solo un punto de alcanzar la cuarta plaza en poder del Cornellà. Ha ganado los cuatro últimos partidos como local y en todos ellos sin encajar ni un solo gol.

Para cerrar el círculo de este mes de órdago, llegará uno de los partidos del año. A un mes visto, el duelo ante el Elche en el Martínez Valero se antoja importante para el destino del Mallorca, pero cuando llegue ese 15 de abril, puede resultar incluso trascendental para el título. El equipo ilicitano ya es el segundo en la clasificación y se perfila como el enemigo público número uno para los isleños. Aunque actualmente les separan ocho puntos en la clasificación, si ambos mantienen las trayectorias de las últimas jornadas, el margen podría ser mucho más estrecho. De hecho, el Elche le ha recortado cinco puntos al Mallorca en las cinco últimas jornadas y ya suma cuatro puntos más que el grupo balear en la segunda vuelta del campeonato.

Con Pacheta -sustituto de Josico- en el banquillo, el cuadro alicantino suma 7 de los últimos nueve puntos, una racha que le ha permitido desbancar al Villarreal B en la segunda posición. Su trayectoria como local es impecable en las últimas semanas. De hecho, acumula cinco victorias consecutivas en el Martínez Valero y solo ha encajado dos goles en casa en lo que llevamos de año.

La recta final
Después de afrontar el calendario más tenebroso de lo que queda de temporada, el Mallorca divisará las cuatro últimas curvas del campeonato ante rivales más o menos asequibles.

Después de visitar el Martínez Valero, el grupo balear recibirá en Son Moix a un Olot que se ha escapado del fango gracias a su buena segunda vuelta. El conjunto catalán está dos puntos por encima de la salvación gracias a su buena marca (19 puntos) desde que cruzó el ecuador del torneo.

Posteriormente visitará a la Nova Creu Alta de Sabadell para citarse con un enemigo situado en tierra de nadie y al que le han lastrado los numerosos empates (18) que acumula desde que arrancó el campeonato.

El Badalona, que suma seis victorias seguidas y acecha el playoff de ascenso, será el último visitante de Son Moix, mientras que para bajar la barrera de la fase regular, el Mallorca visitará el feudo de un equipo que ya se encuentra virtualmente en Tercera, como el Deportivo Aragón, y que el pasado fin de semana consiguió su segunda alegría de todo el año. Será un final plácido para un equipo que se prepara para iniciar el Tourmalet...

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.