Los jugadores del Mallorca celebran un gol en Son Moix. | Miquel Àngel Borràs

27

CD Mirandés 2 - 1 RCD Mallorca
CD Mirandés: Sergio; Kijera, Ortiz, Quintanilla, Moreno; Eguaras, Rúper, Maikel; Guiarrotxena, Sangalli y Pedro.
RCD Mallorca: Santamaría; Campabadal, Ansotegi, Pleguezuelo, Oriol; Sasa, Vallejo, Yuste; Lago, Culio y Brandon.
Banquillo: Cabrero, Juan Rodríguez, Pol Roigé, Salomao, Lekic, Saúl y Moutinho.

El Mallorca juega un partido al límite ante el Mirandés, uno de esos encuentros donde no hay vuelta atrás y donde la victoria es una recompensa que puede ser buena o muy buena en función de lo que hagan el resto de equipos implicados en la lucha por la permanencia. Sea como sea, Anduva marcará esta noche (20:00 horas, La Liga 1,2,3 TV) el futuro inmediato de los mallorquinistas. Hay que ganar y esperar, como tantas veces esta temporada, como casi siempre este curso infame, deprimente, difícil de asimilar y que salvo milagro acabará con el equipo en el pozo de Segunda B. Porque todo depende de un milagro.