Sasa trata de controlar el balón ante un jugador del Zaragoza. | Javier Belver

57

Real Zaragoza 1 - 0 RCD Mallorca
Real Zaragoza
: Ratón, Isaac Carcelén, Marcelo Silva, José Enrique, Cabrera; Zapater; Lanzarote, Javi Ros (Jesús Valentín, m.79) Edu Bedia (Cani, m. 62), Pombo (Edu García, m.85), y Ángel.
Real Mallorca: Santamaría; Oriol, Pleguezuelo, Yuste, Campadabal; Vallejo, Sasa; Culio (Salomao, m. 60), Lago Junior (Poil Roige, m. 79), Brandon, y Lekic (Óscar Díez, m.60).
Gol: 1-0, m. 35: Ángel.
Árbitro: Adrián Cordero Vega, perteneciente al comité territorial cántabro.

Solo cabía ganar para no descolgarse de las opciones de permanencia, pero el Mallorca ha caído en Zaragoza. En un mal partido, los de Barjuan no han hecho apenas méritos para llevarse la victoria. Poco juego y dos ocasión de gol para los bermellones en todo el partido han terminado con el equipo a seis puntos de los puestos de salvación. El conjunto balear tendrá ocho jornadas para obrar el milagro, aunque para ello necesitará más de lo que este domingo ha dado en La Romareda.

Con Angeliño sancionado, el técnico dejaba en la Isla a Juan Domínguez y Moutinho, titulares en el estreno del entrenador, así como a Saúl, Company y Dalmau. Con el resto de jugadores, Barjuan sorprendía con Santamaría bajo palos, Campabadal, Yuste, Pleguezuelo y Oriol en línea defensiva, Sasa, Vallejo y Culio en el centro del campo y Lago Junior, Lekic y Brandon en la delantera.

El partido comenzaba con unos minutos de tanteo para ambos equipos. Conscientes de lo que se jugaba cada uno, los primeros instantes eran muy comedidos. Poco a poco el Mallorca ganaba terreno, pero no conseguía generar ocasiones. Un peligro que llegaba para los locales tras un mal pase de Sasa y un malentendido entre Yuste y Santamaría que terminaba con un disparo de Lanzarote que se marchaba por encima del palo por poco.

Con el paso de los minutos la situación del Mallorca no mejoraba, menos con la doble ocasión de Lanzarote y Javi Ros. El primero probó un disparo lejano que salió a despejar Santamaría y, en el rechaze, el segundo chutaba a bocajarro un disparo que detenía el portero bermellón. El guardameta tuvo que ser atendido sobre el césped tras la doble parada por molestias, sin embargo continuó en el campo.

Con un conjunto local cómodo en el juego y un Mallorca sin mucho ímpetu, se acercaba la media parte. Pero sin mucho esfuerzo, el Zaragoza conseguía adelantarse en el marcador en el minuto 35 de partido. En un saque de esquina Lanzarote ponía al área pequeña, Campabadal no conseguía evitar el remate de cabeza, Santamaría no salía a blocar y Ángel, de 1'70 metros de altura, colocaba con la cabeza donde no llegaba el portero.

Con el 1-0 en el marcador parecía que llegaba la reacción del equipo balear, pero el espejismo duraba apenas unos minutos. El juego seguía de cara para el Zaragoza, que terminaba los primeros 45 minutos con siete tiros, frente a los cero del Mallorca.

Segunda parte

Con la misma configuración de la primera parte, empezaba el segundo tiempo. Continuaban cómodos los locales mientras los de Barjuan no amenazaban al rival. Sin intensidad, el técnico bermellón optaba por retirar a Culio por Salomao y a Lekic por Óscar Díaz, este último no había jugado en los últimos 11 partidos.

Con una leve mejora en el juego, el crono corría contra un Mallorca que no conseguía generar peligro. La primera ocasión para los de Barjuan llegaba en el minuto 71, cuando Lago Junior recibía un pase de Óscar Díaz para armar un disparo forzado que despejaba Ratón. Lejos de ser la primera de una continua embestida, los locales, a medio gas, mantenían el control del encuentro.

El técnico bermellón sorprendía de nuevo con el cambio de Pol Roigé por Lago Junior. Y un minuto después, en el 80, llegaba la otra ocasión del Mallorca. Campabadal probaba un disparo cruzado desde lejos, el balón tocaba en un defensa y se desviaba a la escuadra, pero Ratón, con una estirada, despejaba el peligro.

Sin más reacción, el partido extinguía los minutos mientras el Mallorca se alejaba de las opciones de permanencia. Con el pitido final, el Mallorca se quedaba a seis puntos de los puestos de permanencia. A falta de ocho partidos, solo ganar servirá para mantener la categoría.