Dani y su hijo Yago en el exterior del campo del Lugo. Recorrieron un total de 1.300 kilómetros. | Miquel Alzamora

10

Dani Caimari (Palma, 1979) es funcionario del Estado y por motivos laborales tuvo que cambiar la Isla por Calatayud. A causa de este cambio no puede seguir los partidos del Mallorca en Son Moix cada quince días, pero lejos de conformarse con ver los encuentros por la televisión, Dani decidió seguir al Mallorca en la península.

Así, el pasado fin de semana estuvo en Lugo con su hijo Yago, recorriendo en total entre ida y vuelta 1.300 kilómetros. Relataba a Ultima Hora que su afición por el Mallorca es superior al vértigo que da recorrer cientos de kilómetros. «Soy mallorquinista desde pequeño y estar en la península te permite hacer lo que hago, pillar coche y recorrer cuantos kilómetros sea necesario para ver a mi equipo». El viaje más largo que recuerda fue el que hizo para ir de Almería a Calatayud.

Dani se muestra muy agradecido al trato recibido por el Mallorca. «El club se porta muy bien con nosotros, reconocen nuestro esfuerzo y siempre que pueden nos dan las entradas para poder ver al Mallorca. Los jugadores hacen mucho caso a mi hijo y Culio en Lugo le regaló la camiseta. Agradezco al club todos los detalles que tienen».