El conjunto catalán celebran el segundo tanto del partido. | Miquel Àngel Llabrés

4

El Mallorca B ha cedido con estrépito esta tarde en Son Bibiloni ante el Cornellà, que se impuso con todo merecimiento a un filial que dio muchas facilidades al rival y que cuando pudo recortar diferencias en el marcador no estuvo afortunado.

El inicio del encuentro a la postre sería un claro indicador de lo que ha reflejado el marcador. Salió más enchufado el equipo catalán con un Mallorca B a la espera de cazar alguna contra. Tal sería el dominio en las áreas del Cornellà que antes del primer gol, obra de Caballé en el 22, se toparía con el palo en una acción en la que ya se cantaba gol. Tras el tanto los de Olaizola espabilaron e intentaron acercarse a la portería defendida por Marcos pero con más ganas que acierto.

Tras el descanso el guión siguió siendo el mismo del final del primer acto: acometidas del Mallorca B pero sin inquietar en demasía la portería visitante. A pesar del dominio territorial de los bermellones fue el Cornellà quien golpeó. Y de qué manera. En el 78 Enric ponía el 0-2 y sentenciaba el encuentro. Sin tiempo para asumirlo el propio Enric anotaba el 0-3.

Dura derrota para el filial que suma su segunda derrota como local de temporada y seguirá anclado en los puestos de peligro del grupo III de la Segunda B.