Cendrós, Yuste y Bigas celebran con Xisco, de espaldas, el tanto firmado por el delantero que abría el marcador ante el Zaragoza en Son Moix. | M. À. Cañellas

5

El Alavés necesita este sábado los tres puntos en su partido ante el Mallorca para no meterse en problemas y evitar el furgón de cola de la clasificación, mientras que el conjunto balear intentará acercarse a los puestos que dan acceso a la fase de promoción a Primera.

Las dos derrotas en Sabadell y ante la Llagostera han puesto en evidencia las debilidades del equipo y han acrecentado las dudas sobre el Alavés en el tramo final de la competición, ya que está a solo cuatro puntos de la zona de peligro, aunque con un partido menos.

El margen de tranquilidad con los puestos de descenso se ha estrechado y los perseguidores de los vitorianos han aprovechado estas dos jornadas para recortar la ventaja que hasta ahora tenían los albiazules.

Los dos tropiezos y la imagen dada en esos duelos puede llevar a Alberto López a introducir varias novedades, en un intento de reactivar a su equipo y cortar la trayectoria descendente.

La incógnita radica en la portería, con la más que probable suplencia de Manu Fernández tras cuatro fallos garrafales en sus últimas dos actuaciones que pueden devolver a la titularidad a Iñaki Goitia.

El vizcaíno ha sido suplente durante toda la Liga y solo ha actuado en los cuatro partidos coperos en los que estuvo a buen nivel.

En defensa se recupera a Víctor Laguardia tras cumplir sanción la pasada jornada y el aragonés será uno de los centrales para formar pareja junto a Jarosik, aunque también Einar podría tener su oportunidad. Los dos laterales serán Unai Medina en la derecha y Raúl García en la izquierda.

En el centro del campo el incuestionable Daniel Toribio tendrá que guardar descanso al ver ante el Llagostera su quinta cartulina amarilla.

La baja de uno de los pilares del centro del campo llevará al técnico a recuperar el esquema con un único pivote que tan buenos resultados le dio ante el Zaragoza hace tres semanas, 4-0.

El elegido para ese puesto es Rafa García que está brillando tras su total recuperación de la fractura craneal.

Por delante del manchego habrá una línea de cuatro medias puntas, con Toti y Lanzarote como fijos y a los que pueden acompañar la clase y calidad de Juanma además de la brega, entrega y presión de Ion Vélez.

En punta de ataque Manu Barreiro se ha ganado la confianza al fin del técnico para ser la referencia y encargado de culminar las acciones ofensivas.

Mientras, el Mallorca intentará acercarse a los puestos que dan acceso a la fase de promoción a Primera tras sumar 10 de los últimos 12 puntos en juego.

El equipo mallorquinista que dirige Miguel «Nanu» Soler no conoce la derrota desde que el técnico catalán sustituyera hace un mes al ruso Valery Karpin.

Ha derrotado al Atlético Osasuna (3-0), al Barcelona B (2-4), Real Zaragoza (3-2), y empató (0-0) en el campo del Recreativo de Huelva.

Situado en la décima posición con 37 puntos, el Mallorca se encuentra en una posición inmejorable para aspirar a la sexta plaza.

En ello han contribuido de manera decisiva el excelente rendimiento de los fichajes del mercado de invierno, Joselu, Xisco Jiménez y Héctor Yuste, a quienes se puede unir en Vitoria el mallorquín Albert Riera, que ha sido convocado por primera vez.

El Mallorca ha disputado 13 partidos como visitante esta temporada, con 7 derrotas, 3 derrotas y 3 empates.

Alineaciones probables:

Alavés: Goitia, Unai Medina, Laguardia, Jarosik, Raúl García, Rafa García, Toti, Juanma, Lanzarote, Ion Vélez, Manu Barreiro.

Mallorca: Cabrero; Cendrós, Bigas, Truyols, Gulan; Marco Asensio, Joao Víctor, Yuste, Arana; Joselu y Xisco.

Árbitro: Eiriz Mata (Comité Gallego).

Estadio: Mendizorrotza. 18.00 horas.