El presidente del Real Mallorca, Utz Claassen. | Jaume Morey

Utz Claassen es ya a todos los efectos nuevo propietario y accionista mayoritario del Real Mallorca tras el OK recibido este viernes por el Consejo Superior de Deportes que dio validez a la venta de las acciones de Serra Ferrer al ahora ya máximo responsable del club.

Este martes va a celebrarse un consejo de administración en el cual va a oficializarse de forma interna que el alemán ha pasado a tomar el poder absoluto en Son Moix.

De cara a la junta de accionistas del próximo 26 de enero, entre los puntos en el orden del día hay dos de suma importancia y que definirán el esquema del órgano de poder del club. D

De una parte, Claassen tiene previsto reducir el número de consejeros, que pasará de ocho a seis, pero además, en esta junta, también se llevará a cabo el cese de los consejeros actuales y el nombramiento de los nuevos.

De esta forma, Claassen espera que Biel Cerdà presente, bien el martes o en los próximos días su dimisión como miembro del consejo de administración del club porque de lo contrario va verse en la obligación de tener que destiuirle de su cargo.

Tras llevarse a cabo la compraventa de las acciones de Serra Ferrer a Claassen, el papel de Gabriel Cerdà ya no es ni clave ni fundamental en el Mallorca hasta el punto de que su cinco por ciento no le da tampoco opciones a ser consejero.