El entrenador del Real Mallorca, Valeri Karpin, durante la derrota por 6-4 del conjunto bermellón ante el Osasuna en el Sadar. | Joseba Zabalza

7

El entrenador del Mallorca, Valeri Karpin, ha admitido este viernes que el domingo ante el Llagostera en el campo del Palamós, se sigue «jugando el puesto», pese al triunfo de la pasada jornada ante el Deportivo Alavés (2-0) en el estadio Son Moix.

El Mallorca es penúltimo en la tabla con cinco puntos y Karpin ya ha recibido un ultimátum de que si su equipo no reacciona será despedido.

«El domingo me sigo jugando el puesto, segurísimo; aun así la semana pasada yo estaba tranquilo, y esta semana también lo estoy, entre comillas», ha explicado Karpin en rueda de prensa.

El técnico ruso ha señalado que en el aspecto deportivo «no ha cambiado mucho la cosa». «Seguimos ahí abajo y el domingo hay que ganar, estamos en las mismas», ha subrayado.

Karpin se ha referido al Llagostera y al campo de reducidas dimensiones que el espera a su equipo.

«Espero mucho juego aéreo y elegiré los jugadores más adecuados para este partido; con menos espacio tienes menos tiempo de pensar y no se puede desplegar el mejor juego», ha insistido Karpin.

El entrenador mallorquinista podrá contar con todos sus futbolistas ante el Llagostera, con excepción del Josep Lluís Martí, sancionado.