Joao Victor, en una imagen captada en Son Bibiloni junto al escudo del Real Mallorca. El centrocampista prolongó ayer su contrato con el club balear. | Jaume Morey

4

Con los planos del nuevo Mallorca todavía desplegados sobre la mesa, la liga a punto de levantar las persianas y las puertas de entrada y salida totalmente abiertas, el tráfico en los pasillos de Son Moix no se detiene. El conjunto balear, que ha sufrido una catarata de altas y bajas desde el último cambio de ejercicio, también ha aprendido a echar el candado sobre ciertos futbolistas y durante las últimas horas, a través de Dudu Aouate, se ha asegurado la continuidad de Michael Pereira y Joao Victor, que seguirán vistiendo de rojo hasta 2016 y 2017 respectivamente después de aceptar una rebaja en sus salarios.

Con las renovaciones del francés y el brasileño el Mallorca concreta dos nuevos fichajes. Por varias razones. En el caso de Pereira, su ampliación de contrato servirá para darle fuerza a su regreso, envuelto por los interrogantes hasta hace unos días. El centrocampista galo, que mantenía un agrio conflicto con Serra Ferrer —llegó a asegurar que si el pobler continuaba no volvería al club— regresa tras una temporada de cesión al Granada y lo hace con el deseo de recuperar el nivel que alcanzó en la temporada 2010-11, con Laudrup sentado en el banquillo. El jugador, que tal y como avanzó ayer este diario ha cambiado de representante, está dispuesto a empezar de cero en Son Moix. «Cuando volví de vacaciones me dijeron que las cosas habían cambiado y era necesario cambiar de representante. Era necesario por la confianza que me ha dado el club», destacaba ayer el galo en declaraciones a Cope Mallorca.

Joao Victor, por su parte, también se adentraba en su último curso como rojillo y después de una buena pretemporada la entidad ha decidido premiar su regreso a los campos ampliando su confianza hasta 2017. Las dos partes se habían mostrado interesadas en extender la relación y se llegó a un acuerdo después de que el centrocampista aceptase una reducción de su ficha.

Rubi

Por otra parte, el entrenador del Real Valladolid, Joan Francesc Ferrer, Rubi, aseguraba ayer que tiene perfilada «al noventa por ciento» la alineación para recibir mañana al Mallorca sobre el tapete del José Zorrilla.
«Más o menos cada uno intuye su papel», señalaba el entrenador, quien explicó que se trata de mantener la motivación hasta el final de semana y a la vez que la plantilla sepa que «juegue quien juegue las cosas están claras. No cabe duda de que el primer partido de Liga es en el que la información es un poco más difusa para todos, más aún si hay un cambio de entrenador», destacó con respecto al conjunto que dirige Valeri Karpin. En ese sentido, indicaba que en este caso la dificultad de saber lo que propondrá el rival aumenta, aunque expresó que los partidos se preparan intentando saber lo que puede hacer el contrario y «siendo fuerte» en lo que tu equipo tiene bueno.


El entrenador del Valladolid también se mostró satisfecho con el rendimiento de su plantilla en la pretemporada, aunque considera que «falta algún jugador aún» y que «el club lo sabe e intentará poner remedio».