Jaume Serra Socias, representante e hijo de Llorenç Serra Ferrer, en el estadio de Son Moix. | Pere Bota

15

Jaume Serra Socias, representante de futbolistas e hijo de Llorenç Serra Ferrer, ha facturado al Real Mallorca, a través de Octagon Esedos SL, 382.000 euros en poco más de tres temporadas. En ese tiempo los honorarios han sido registrados en concepto de intermediación por la renovación contractual de tres jugadores del club rojillo (Emilio Nsue, Kevin García y Yeray Gómez) y el importe global corresponde al 10% de los salarios incluidos en el marco de esos nuevos acuerdos. Los compromisos de pago adquiridos por la SAD balear frente a la empresa catalana han sido uno de los principales motivos de conflicto entre el máximo accionista y Biel Cerdà, que debían ser analizados además durante la reunión del consejo de administración celebrada este jueves en las oficinas del estadio de Son Moix. De hecho, el sector más crítico del órgano de gobierno de la entidad siempre ha denunciado movimientos extraños en ese sentido y el asunto debía abordarse en el séptimo punto del orden del día.

OPERACIONES

Tres nuevos contratos sellados el 30 de septiembre de 2010

En total, existen tres contratos rubricados entre el Mallorca y Octagon Esedos SL, una empresa afincada en Barcelona y «especializada en la organización de eventos deportivos y culturales, en la creación, planificación y ejecución de programas de comunicación comercial vinculados al deporte y la cultura, y en la representación de deportistas y personalidades». Esos acuerdos y compromisos adquiridos con la sociedad representada por el agente Jaume Serra, que le han supuesto a las arcas del club un desembolso de 382.000 euros, reflejan además una misma fecha en todos los casos: 30 de septiembre de 2010. Es decir, las revisiones en los contratos de Nsue, Kevin y Yeray se pactaron solo dos meses después de la llegada de Serra Ferrer a Son Moix para asumir las riendas del nuevo proyecto y modificar la hoja de ruta de un club ya en concurso de acreedores.

HONORARIOS

Casi 64 millones de las extintas pesetas por su mediación

Noticias relacionadas

Los honorarios presentados por Octagon al Mallorca son únicamente en concepto de mediación a la hora de establecer los nuevos acuerdos con los tres futbolistas, que en ese momento aún no se habían instalado en la primera plantilla. De hecho, Emilio Nsue lo hizo esa misma temporada de la mano de Michael Laudrup, mientras que Kevin se incorporó al plantel principal con la liga en marcha, tras destapar el curso en el filial. Yeray, por su parte, ni siquiera se ha estrenado con la misma en partido oficial y esta temporada actúa en las filas del Valencia Mestalla en calidad de cedido. Así, los 382.000 euros (casi 64 millones de las extintas pesetas) corresponden al 10% de los salarios reflejados en los acuerdos del club con los tres jugadores. Esos nuevos documentos fueron firmados en su día por Serra Ferrer y el expresidente Jaume Cladera por parte del Mallorca y por Jaume Serra Socias en nombre de Octagon. La administración concursal del club bermellón también selló dichos pactos por escrito.

MEJORAS

Acuerdos revisados en un corto espacio de tiempo

Más allá de los pagos por intermediación derivados de los contratos de los futbolistas representados por Jaume Serra y Octagon, existen otros puntos en común entre los acuerdos. En el caso de Nsue, por ejemplo, un mes y medio antes de la redacción del contrato definitivo se le había realizado una mejora en la que ya aparecía el hijo del máximo accionista como su agente. Y algo parecido ocurrió con Kevin, que en abril de 2010 y sin representante, ya había firmado otro con Alemany.

FUNCIONES

Serra Ferrer acababa de ser nombrado director deportivo

Los acuerdos alcanzados en el caso de los tres futbolistas no solo se enmarcan tras la llegada de Serra Ferrer al puente de mando del Mallorca. El pobler , que tomaba el control de la SAD en julio de 2010, se convertía en consejero delegado mancomunado, aunque además pasaba a desempeñar el cargo de director deportivo. Como tal, asumía la capacidad para decidir acerca de qué jugadores debían ser promocionados y negociar sus condiciones. Esa tarea es precisamente una de las más cuestionadas de todas las que ha llevado a cabo desde la poltrona, ya que desde entonces el club ha sufrido dos descensos de su filial a Tercera División y el de su primera plantilla a Segunda. De hecho, algunos consejeros, además de recelar de sus operaciones con Octagon, han reclamado en varias ocasiones su destitución del cargo.