El Mallorca está muy cerca de perder a su futbolista más creativo en el centro del campo. Serra Ferrer deberá encontrar otra ‘brújula’ para el centro del campo. | ultimahora.es

26

Serra Ferrer anda metido en un laberinto del que le está resultando difícil salir porque a falta de cinco días para el inicio de la temporada, el centro del campo anda cojo si finalmente se confirma al cien por cien la marcha de Javi Márquez al Elche. Desde el pasado domingo es un hecho que el jugador catalán será cedido al conjunto levantino y desde ese momento el director deportivo ha tratado de encontrar un sustituto de garantías que evite que la sala de máquinas se quede excesivamente coja.

Partiendo de la base de que Javi se marcha, los dos mediocentros que a día de hoy pueden ser alineados por José Luis Oltra son Tomas Teye y Pep Lluís Martí, dos jugadores de un perfil muy similar y que, incluso si fueran diferentes, son excesivamente pocos para afrontar el inicio de la temporada. La ficha de Márquez impide al club balear quedarse con el que debía ser la ‘brújula’ del equipo, pero el mercado quiere a un futbolista como el catalán, no a Geromel o Antonio López, que son los otros dos profesionales con fichas desorbitadas y que el Mallorca no puede permitirse pagar.

Nulo interés

Sin embargo, ni uno ni otro despiertan interés en el fútbol español y europeo y por lo tanto, a día de hoy, van a seguir en el Mallorca y el club deberá abonarles los salarios firmados y en definitiva, respetar sus contratos.

El límite presupuestario destinado a salarios de la primera plantilla no puede superar los diez millones y Serra preferiría quedarse con Márquez, pero no puede permitirse el lujo de contar con el catalán, con Geromel y con Antonio López. Alguno tiene que salir y por ahora lo más factible es que el mejor futbolista de los tres encuentre equipo, mientras que los otros dos, salvo sorpresa, van a seguir en la Isla. El director deportivo arriesgó firmando contratos muy elevados consciente de que en caso de descenso serían inasumibles y pensando en la posibilidad de vender a los futbolistas en caso de descenso. Al final se ha bajado a Segunda, pero los jugadores no tienen mercado, nadie está dispuesto a afronar el dispendio que afrontó en su día el Mallorca y por esto motivo los jugadores tienen pleno derecho a cumplir lo firmado y tratar de competir por un sitio en el once titular.

Pero mientras tanto el problema lo tiene José Luis Oltra que observa cómo el equipo se va a quedar huérfano en la sala de máquinas y eso a cinco días, contando hoy miércoles, para que arranque la temporada con la disputa del primer partido ante el Sabadell en la Nova Creu Alta. La venta a poco de terminar la pasada temporada de Tomás Pina parecía salvarse con la opción de Márquez, pero la marcha del catalán obliga ahora sí a mover pieza, a acudir al mercado y a cubrir su baja con un futbolista de garantías. Natxo Insa era uno de los que Oltra tenía en la recámara para poder sustituir a Márquez, pero el interés del Antalyaspor no hace fácil la operación y en turquía dan por hecho su fichaje. No será fácil salir del laberinto.