Gerard Moreno, delantero del Mallorca, dispara a puerta durante el amistoso ante el Lugo disputado ayer en el Anxo Carro. | RCD Mallorca

9

Lugo 2 - 2 Mallorca

Lugo:José Juan, De Coz, Tena, Víctor Marco, Manu, Javi Varela, Pita, Pablo Álvarez, Pablo Sánchez, Iago y Dani Pedrosa.

También jugaron:Keko, Niqi, Dani Mallo, Víctor Díaz, Pavón, Jorge, Víctor Marco; Seoane, Álvaro Peña; Iván Pérez, Ernesto, Rennella, Sandaza, Julio Camba, Laro y Javi Rey.

Real Mallorca:Miño, Ximo, Agus, Nunes, Bigas, Martí, Javi Márquez, Aki, Nsue, Víctor y Gerard.

También jugaron:Alfaro y Thomas.

Árbitro:Xabier Rodríguez. Amonestó a Javi Márquez, Víctor Casadesús, Ximo, Marco y Martí.

Goles:0-1, minuto 1, Víctor.1-1, minuto 44, Agus, en propia puerta.1-2, minuto 85, Nsue.2-2, minuto 87, Laro.

El Mallorca no agacha la cabeza en su camino hacia el nuevo ejercicio. Tras seis bolos veraniegos y un buen puñado de pruebas y ajustes, el equipo de José Luis se mantiene invicto mientras se adapta a su entorno real. Ayer, en el primer test serio ante uno de sus nuevos compañeros de viaje, el cuadro balear arrancó un empate que le ayuda a seguir progresando para llegar en buenas condiciones a la línea de salida del campeonato.

El Mallorca encaró el primer ensayo estival frente a un rival de su categoría con un aspecto que, previsiblemente, será muy similar al que adopte cuando la Segunda División se ponga en marcha. Esta vez Oltra volvió a apostar por Miño bajo el larguero, recostó a Bigas sobre el carril izquierdo de la defensa y le cedió a Martí y Javi Márquez los mandos del centro del campo, con Nsue y Aki escorados a las orillas. Mientras tanto, Víctor y Gerard Moreno formaban el ataque rojillo durante el desembarco en el Anxo Carro, que sirvió para que los isleños se vayan aclimatando de forma progresiva al nuevo escenario en el que les corresponderá competir a partir de dos semanas.

Se adaptó rápido el Mallorca, que se puso por delante en la primera jugada del partido. Empujado por Bigas, el japonés Aki encontraba un espacio para asociarse con Víctor y el de Algaida perforaba la portería del Lugo cuando aún no se había cumplido el primer minuto de juego.

Gran arranque

Los baleares imponían de inicio su lógica superioridad y hasta que el Lugo no se sacudió sus temores el encuentro no se fue equilibrando. Los gallegos lograron incorporarse y aunque Víctor casi interrumpe su progresión después de conectar con Nsue, obligaron a Rubén Miño a esforzarse por mantener sellada la portería de los visitantes.

No obstante, el premio gallego no se materializó hasta el filo del descanso, en una desafortunada acción que nació en una falta lateral y que acabó con el balón en la portería mallorquinista tras impactar en Agus. El partido llegaba igualado al descanso.

El técnico del Lugo, que ya había movido sus piezas durante la primera parte, aprovechó el intermedio para cambiar de arriba a abajo a su equipo y buscar nuevas fórmulas. Mientras tanto, Oltra afrontaba el nuevo asalto como si se tratara de un partido oficial y no movería sus peones (Alejandro Alfaro y Thomas sustituían a Aki y Gerard Moreno) hasta adentrarse en la pelea.

Después de que el encuentro se endureciera y se encaminara hacia el uno a uno definitivo el Mallorca volvía a encontrar oro en uno de sus ataques y avanzaba imponiendo su juego y pegada. Emilio Nsue, con un lanzamiento desde la frontal, batía el marco lucense y apuntaba hacia la victoria.

Sin embargo, el Lugo llegó a tiempo de retener el empate y Laro, que había entrado al campo en el segundo tiempo para oxigenar a los locales, estableció el tanto definitivo.