Serra Ferrer, en el centro de la imagen, en el palco de Son Moix durante un partido de la pasada temporada. | T. Ayuga

4

La carrera por el ascenso a Primera División es también una ruta suicida en la que los apoderados Serra Ferrer y Gabriel Cerdà apuestan más allá del límite. El lunes está previsto que se presente el presupuesto para la temporada 2013/2014 y que ascenderá a unos 20 millones de euros aproximadamente. En términos generales y sin ánimo de ser exhaustivos, la idea de los apoderados pasa por presentar tres grandes ingresos: 2,5 millones en concepto de ingresos televisivos; 9,5 millones previstos en venta de jugadores y 8 millones más procedentes de la ayuda al descenso, o como lo interpretan los apoderados, «cantidades procedentes de un seguro y un préstamo». Es ya de dominio público que tanto el convenio como el propio abogado del club, Miquel Coca, reflejan que esta ayuda tiene una dirección finalista y debe destinarse a los acreedores.

La interpretación de Serra y Cerdà es diferente y todo indica que van a tomar la decisión de incluir estas ayudas al presupuesto y arriesgar el futuro del club ante las demandas que van a presentar los acreedores.

PUNTO CONFLICTIVO
El plan de salvación limita los gastos deportivos
El plan de viabilidad para el cumplimiento del convenio en su anexo 1, refleja una condición clara y clave a la hora de confeccionar los presupuestos: «Se aplicará de forma estricta el control de gasto deportivo basado en el siguiente parámetro: En ningún caso podrá superar en su totalidad el 70% de los ingresos garantizados anuales del club». Sin embargo, este punto no se respeto en el ejercicio 2011/2012, se desconoce si se ha respetado en el 2012/2013 porque todavía no está cerrado y la previsión es que tampoco se respete en la campaña 2013/2014.

PRIMER EJEMPLO
El curso 11/12 el Mallorca superó con creces la condición
En la temporada 2011/2012 el Mallorca debía destinar ‘solo’ 14 millones al apartado deportivo, pero llegó a los 25,3 muy por encima de lo previsto según el plan de viabilidad aprobado.
A partir de ahí, el Mallorca entra en un círculo vicioso de donde no hay manera de salir porque no consigue contener el gasto deportivo. Ese año el balance final pudo ‘maquillarse’ porque se incluyó la quita del concurso en el balance final, pero la realidad fue que el gasto de explotación final fue de menos once millones.

EL OBJETIVO
El club preveía tener superávit en 2016 entre 7 y 13 millones
El plan de viabilidad del convenio prevé al término del ejercicio 2016 cerrar con un balance positivo que debe oscilar entre los 7,3 millones y los 12,9, sin duda y siguiendo con los parámetros actuales, todo indica que esta previsión no podrá llevarse a cabo.

PRÓXIMO EJERCICIO
En estos momentos hay 2,5 millones de ingresos seguros
La estrategia para el presupuesto que se llevará a debate el lunes para su aprobación contempla los ingresos por derechos de televisión que alcanzará los 2,5 millones. A partir de aquí Serra y Cerdà tienen la previsión de ingresar 9,5 millones por al venta de jugadores. Además de Gio y Pina debe haber más salidas para poder cubrir esta cifra, mientras que como ya se apuntó anteriormente, la idea de los apoderados es destinar la ayuda al descenso al capítulo de ingresos. Un riesgo absoluto si la jueza que ha tutelado el concurso es de la opinión de que esta desviación no esta acorde con la naturaleza del convenio. La consecuencias pueden ser terroríficas.