Paco Herrera, en una imagen captada en su última etapa como entrenador del Celta de Vigo.

16

Serra Ferrer ha negociado estas últimas horas con el entrenador que hace dos temporadas ascendio al Celta a Primera División, Paco Herrera Lorenzo (Barcelona, 1953). Tal y como publicó Ultima Hora en su edición de ayer, la lista del vicepresidente se había reducido prácticamente a dos nombres, el de José Luis Oltra y el de Herrera. El que más gusta es el preparador catalán, pero Oltra continúa en al recámara por si las negociaciones con el extécnico del Celta no llegan a buen puerto.

Serra quiere entregar las llaves del proyecto a un entrenador que logró hace ahora dos campañas que el Celta retornara a la Primera División. Anteriormente ya estuvo a punto de lograrlo, pero el Granada eliminó al conjunto vigués en los penaltis en la promoción y el sueño del ascenso se aplazó un año más. Esta temporada, ya en la máxima categoría, el catalán fue cesado en la jornada 24 y fue sustituido por Abel Resino. Anteriormente, también en Primera División, dirigió durante doce partidos al Numancia la temporada 01/02.

La gran experiencia de Paco está localizada en Segunda División donde ha dirigido a Villareal B, Castellón, Recreativo, Polideportivo Ejido, Albacete, Mérida, Numancia y Badajoz. Pero su experiencia no se centra tan solo en los banquillos, también en los despachos atesora minutos y rodaje ya que ha desarrollado el cargo de director deportivo en el Badajoz y recientemente en el Espanyol de Barcelona.

En su currículum tiene también el gran honor de ser Campeón de Europa, título que consiguió cuando era el ayudante de Rafa Benítez en el Liverpool. En su etapa en Anfield también se hizo con la Supercopa de Europa y la FA Cup. En el Celta se marchó tras ser destituido debido a la espiral irregular en la que había entrado el conjunto vigués. Pese a que tuvo en todo momento el apoyo de la afición, la situación llegó a ser demasiado difícil y el consejo de administración del Celta tomó la decisión de destituirle y situar en su lugar a Abel Resino, con quien el equipo de Balaídos consiguió mantener la categoría en la última jornada de Liga.

Futbolísticamente a Paco Herrera le gustan los equipos con posesión de balón, muy fuertes en el trabajo defensivo y que jueguen bien al fútbol, es decir, no es un técnico del perfil de Joaquín Caparrós, más bien todo lo contrario. Capaz de adaptarse al equipo con el que se encuentra, Herrera nunca ha tenido un dibujo definido ni preferido y lo adapta en función a los futbolistas que el club puede llegar a fichar.

El Celta que ascendió a Segunda fue un equipo muy difícil de doblegar y que a su vez veía puerta con relativa facilidad, sobre todo, tenía muchas alternativas de abrise camino hacia la portería rival. Con el técnico catalán se han intensificado los contactos durante estas últimas horas y todo indica que puede ser el futuro entrenador del Mallorca, aunque en la recámara se mantiene el nombre de Oltra por si finalmente se rompen las negociaciones y el exentrenador del Celta rechaza la propuesta que le ha hecho llegar el presidente en funciones del Mallorca.