Gabriel Cerdà. | M. À. Cañellas

16

El Ajuntament de Palma no tiene todavía ningún tipo de documento que avale la inversión que según Gabriel Cerdà podría llevar a cabo la empresa MultiDevelopment para afrontar la construcción del nuevo Sitjar y que alcanzaría los 200 millones de euros. Jesús Valls, regidor d'Urbanisme de Cort fue muy claro en declaraciones a Ultima Hora Radio al contestar a la pregunta de si el Mallorca ha acreditado al Ajuntament que la empresa que tiene previsto ejecutar el proyecto puede realmente invertir 200 millones de euros. «Acreditado documentalmente no. El Mallorca siempre se ha referido a una empresa que se llama Multi Development y que tiene sede en Madrid y en otras ciudades de Europa, según ellos comentan [el Mallorca] y que se trata una empresa que se dedica a hacer centros comerciales», manifestó Valls.

La idea

Por lo tanto, la principal documentación de la que dispone Urbanisme se basa en la idea del proyecto que se llevaría a cabo sobre el viejo Es Fortí, pero hasta la fecha no han tenido acceso a avales que indiquen que detrás de un tratado de intenciones existe la capacidad financiera de avalar y respaldar este megaproyecto desde el principio hasta el final.

Sin embargo, el gran inconveniente no es solo este y el Ajuntament de Palma ha expuesto toda una serie de razonamientos tanto al Mallorca como a los copropietarios que hacen inviable la construcción de un nuevo estadio, siempre y cuando esto oblige a la puesta también en funcionamiento de un área comercial.

Noticias relacionadas

Tal y como publicaba ayer este periódico, Cort ha considerado inviable el proyecto del Sitjar ante la imposibilidad principalmente de desarrollar un centro comercial, que es en lo que se basa el Malloca para hallar la capacidad financiera necesaria que permita levantar su nuevo campos. Según Cort existe el riesgo más que evidente de incurrir en una ilegalidad si se modificaran las normas para que esos terrenos de uso deportivo pasaran a tener un uso comercial, cuando como recuerda Valls, años atrás se han llevado a cabo expropiaciones para dar posteriormente un uso deportivo a los terrenos adquiridos a través de esa fórmula. Con todo, el Ajuntament no se cierra a nuevas posibilidades siempre y cuando el escenario sobre el que se trabaje sea Son Moix, lugar donde actualmente está ubicado el Iberostar Estadi y donde sí existe una mayor flexibilidad a la hora de introducir cambios de planeamiento dando incluso la posibilidad de crear una zona de uso comercial. Situados en este escenario, Cort pide al Mallorca el derrumbe el Sitjar actual porque el proyecto final, bien sea un nuevo campo en Es Fortí sin centro comercial o una actuación en Son Moix, requiere de la desaparición de las vetustas instalaciones en pleno corazón de Ciutat. Una actuación que requiere ahora de frenar el proceso judicial en el que se encuentra la petición de derrumbe.