EFE - ESPAÑA FÚTBOL COPA DEL REY - DEP - GRA189. SEVILLA, 09/01/2012.- El entrenador del Mallorca, Joaquín Caparrós, junto a su banquillo momentos antes del partido ante el Sevilla, correspondiente a la vuelta de los octavos de final de la Copa del Rey de fútbol, esta noche en el estadio Sánchez Pizjuán. | Efe

4

La posibilidad de dejar a dos futbolistas fuera de la lista de convocados es uno de los mejores síntomas de la recuperación del Real Mallorca para Joaquín Caparrós, que valora de forma positiva el aumento de la competencia en el seno de la plantilla. El técnico bermellón, que estableció las posiciones de mediocentro y de lateral derecho como los puestos a reforzar en el mercado de invierno, confía en que dicha competencia contribuya a «mantener la línea» del equipo ante el Valladolid aprovechando la inercia de los últimos tres partidos.

«Tuvimos el percance de Javi Márquez, que se ha hecho un pequeño esguince, y aún así tienen que quedarse fuera de la convocatoria dos futbolistas. Es una buenísima señal porque al entrenador le hace pensar y todo el mundo despierto», analizó el técnico. «La competencia es fundamental porque así estamos todos apretaditos. El que no juega tiene que salir enrabietado con el balón y no con otros estamentos del club. Es la mejor forma de reivindicarse», añadió.

Caparrós espera que la competencia y la racha de dos victorias y un empate en los últimos tres partidos ejerzan una influencia positiva en el duelo de esta tarde. «Las victorias tienen un componente de optimismo y confianza y, aunque -la de Sevilla- no tenía mucho valor, sí lo tenía para mantener la línea. Las victorias llevan a victorias. A ver si mantenemos la línea ante un equipo que está muy motivado, trabajando bien y que está realizando una gran temporada. Anímicamente están fuertes y tienen a su público entregado. Es un partido importante para nosotros porque empieza la cuenta atrás y tenemos que hacer un buen encuentro», opinó.

El técnico bermellón tiene que realizar un descarte hoy mismo de la lista de 19 que ha viajado a Pucela, donde se evaluará la recuperación de los jugadores que han arrastran molestias como Pereira, Hemed y Bigas. En cambio, el que sí podría ser de la partida es el último refuerzo de la SAD balear, Luna, del que Caparrós dijo que «viene jugando y tiene opciones». «Tiene muy buen recorrido, es polivalente, nos puede dar equilibrio y llega bien a la portería contraria», agregó sobre el exsevillista.

La llegada de Luna no será la útima, o al menos es lo que espera Caparrós, que tiene bien definidas las demarcaciones que quiere reforzar. «Queremos un futbolista en el centro del campo porque estamos muy justos», advirtió el utrerano, que también admite que «estamos buscando un lateral derecho, porque la competición es tremenda y no podemos correr el riesgo de la primera vuelta».

Caparrós mantiene en compás de espera la posibilidad de incoporar a De Guzman, del que dijo que «vamos a ver cómo evoluciona y que él resuelva su situación», y valoró el trabajo del canterano Brandon independientemente de su estreno goleador. «Se está adaptando muy bien a la alta competición», precisó Caparrós.

Cerdà y el consejo

El preparador mallorquinista no quiso extenderse en el ‘otro partido’ que disputa el consejo de administración de la SAD balear: «Mientras se juega el partido hemos incorporado a un jugador, hemos cobrado... Que se alargue el otro partido mientras podamos incorporar futbolistas y que los fichajes los presente nuestro director deportivo. No vamos a entrar. He hablado bastante y que el partido lo juegue y lo termine quien lo tenga que terminar», dijo.

Acerca de la figura de Gabriel Cerdà, Caparrós desvela que «ya visteis la buena relación que hay. Soy un hombre de fútbol y quiero hablar de fútbol. Hablamos de fútbol con Lorenzo y Cerdà y se puede decir que tenemos la misma idea y sintonizamos el mismo dial futbolístico para el proyecto del Mallorca».

En cuanto a su análisis de la primera vuelta, el entrenador del Mallorca dijo que «no podemos estar contentos con lo que vale, que son los puntos. No hemos hecho una buena primera vuelta».