El jugador del Mallorca Michael Pereira lucha por el balón ante jugadores del Valencia, durante la pasada temporada. | H.K.

3

El Mallorca quiere mantener la brújula apuntando al norte. Rentabilizando su pegada al máximo, apoyado en un sistema defensivo notable y a su fiabilidad en casa -suma seis meses sin perder y ha ganado los cinco últimos partidos en la Isla- el grupo isleño tiene hoy (12.00 horas, Son Moix) una cita con su pasado más lustroso. Con ocho puntos en los bolsillos, tras los cuatro primeros capítulos del curso, el triunfo le permitiría alcanzar los 11 puntos e igualar el mejor arranque de su historia, con Héctor Raúl Cúper en el banquillo en la campaña 1997-98.

El bloque de Caparrós defiende su condición de invicto y su plaza de Champions League ante un Valencia irregular. El conjunto ché divisa ahora un horizonte despejado, después de atravesar por un camino plagado de minas (Barcelona, Real Madrid, Bayern de Munich...) y quiere comenzar a resurgir en un escenario que le trae buenos recuerdos. Busca su primer triunfo a domicilio en un estadio donde suma dos visitas sin perder: 1-1 y 1-2.

Optimismo

El estado de forma de la plantilla y los dividendos que genera como local refuerzan el optimismo del mallorquinismo de cara a la cita. Solo los dos grandes (Real Madrid y Barcelona) han logrado alzar los brazos en Son Moix durante este 2012. Caparrós ha rellenado su defensa de hierro; la sala de máquinas de plomo y el ataque, de acierto. Tomer Hemed, que ya suma 4 dianas -la mitad de los que consiguió la pasada temporada- quiere mantener su racha ante un enemigo que ha encajado goles en los cuatro encuentros.

La escuadra de Capa abrirá el duelo con varias novedades en su pizarra. La sanción de José Carlos Nunes obligará al técnico a diseñar una muralla inédita. Una defensa formada íntegramente por jugadores que no formaban parte del plantel el curso pasado. Así, por delante del enrachado Aouate -solo un gol encajado en sus seis últimos duelos en Son Moix- se situarán Ximo, Geromel, Anderson y Antonio López. Será una prueba exigente para la pareja de centrales brasileños, una apuesta personal del director deportivo. Geromel se estrenará en Son Moix.

Para robar y crear aparecerán Javi Márquez y Tomás Pina -Joao Victor pide paso con sus buenos actuaciones-, con Pereira y Nsue por las orillas.

La única duda apunta a la situación de Víctor Casadesús. El punta algaidí, que firmó el triunfo ante la Real Sociedad hace quince días, se ha recuperado a tiempo y podría formar dupla ofensiva con Hemed. La opción B pasaría por situar a Arizmendi.

El Valencia afronta el duelo cargado de bajas (Gago, Albelda, Mathieu, Piatti, Banega, Canales...) y con la intención de comenzar a generar buenas noticias.