El central del Real Mallorca, Iván Ramis.

9

El Wigan va a insistir en Ramis y según fuentes cercanas a la negociación, el equipo de la Premier tiene previsto subir su oferta por el jugador, que actualmente se acerca a los 4 millones de euros. La cifra, que ya de por sí es importante, en las condiciones del Mallorca es insuficiente porque un 40% de la cantidad final que pague el club de la Premier debe entregarse a la Agencia Tributaria, otro 20% irá destinado a los acreedores ordinarios y un 15% es para el futbolista, por lo que la cifra que quedaría en las arcas del Mallorca sería muy pobre. De ahí que el club se aferre a la cláusula de 6 millones de euros y el Wigan, que desde hace ya tiempo tiene el nombre del futbolista del Mallorca en situación preferencial, va a realizar una oferta que seguro colmará las exigencias del conjunto rojillo, de ahí que prácticamente en Son Moix se da por hecho el adiós del defensa de sa Pobla.

Serra Ferrer no ha querido negociar por debajo de la cláusula de rescisión del jugador, es decir, menos de seis millones de euros, porque entonces sí que sería un mal negocio para el club isleño debido al «reparto» que se ve obligado a hacer cuando haga efectivo el traspaso del futbolista.

La marcha de Ramis, que de cada día que pasa parece más inevitable, va a obligar al Mallorca a mover ficha y necesitará fichar a un sustituto de garantías y a otro más para dejar bien apuntalada la zona central de la zaga.

Otra cosa es cuándo se lleve a cabo la operación, aunque los acontecimientos parecen precipitarse y cuanto antes se resuelva será mucho mejor para el club balear porque podrá ir al mercado a tratar de reforzarse con tiempo. El problema será si vuelve a ocurrir, por ejemplo, una situación similar a la sucedida con De Guzmán, que fichó por el Villarreal sobre la bocina, sin apenas tiempo de reacción por parte del Mallorca.