El alemán Utz Claassen, consejero y segundo máximo accionista del Real Mallorca, posa para este periódico en una secuencia de imágenes captadas en Alcúdia. El polifacético empresario está en desacuerdo con muchas de las decisiones tomadas por Serra últimamente. | Fernando Fernández

Los movimientos de los últimos meses le han convertido en el segundo máximo accionista del Mallorca y eso es precisamente lo que le ha llevado a dar un paso al frente, a cuestionar determinadas maniobras de la propiedad del club. Utz Claassen (Hannover, 1963) está molesto. No le ha gustado enterarse a través de los medios de las negociaciones para la venta de la entidad y recuerda que él todavía tiene muchas cosas que decir en el marco de las negociaciones. El polifacético empresario alemán recibe a Ultima Hora en Alcúdia después de una semana especialmente agitada, en la que se ha dirigido al consejo de administración a través de una carta en la que expone parte de sus quejas. Y aunque recuerda que le parece «lamentable» que se sigan filtrando documentos, subraya punto por punto sus palabras e insiste en que el órgano de gobierno de la entidad debe variar su modo de actuar.

-La carta que ha remitido al consejo refleja su desacuerdo con la gestión que está realizando Llorenç Serra Ferrer al frente de la entidad. ¿Hasta qué punto está decepcionado?

-Es lamentable que otra vez una documentación oficial se haya publicado en un periódico, es lamentable, pero es verdad que he escrito una carta, aunque no es una declaración de guerra. Simplemente son preguntas importantes y que creo que son adecuadas, necesarias y justificadas. No he acusado a nadie e insisto que para mí no es un tema de guerras, ni de bandas, pero sí de conceptos y profesionalidad. Tenía muchas razones para escribir esta carta.

-En su misiva insiste en la necesidad de recuperar la transparencia en el día a día del club.

-Es fundamental, bajo mi punto de vista, que exista transparencia total en la gestión. Es un tema de valores y a mí me interesan los hechos y el club, no las emociones y las especulaciones. Los valores de transparencia, honradez, capacidad de gestión y profesionalidad son indispensables en todas las empresas y también en las deportivas y en el Mallorca. La transparencia es fundamental para reestablecer la credibilidad con los bancos, la prensa, los patrocinadores y, sobre todo, la afición. Necesitamos más transparencia y dar una impresión de honradez y profesionalidad.


-Como consejero, ¿piensa que se le han ocultado gestiones muy importantes?

-Soy miembro del consejo y el consejo tiene una responsabilidad. Y ahora esa responsabilidad es muy alta porque estamos en tiempos difíciles y la situación financiera todavía es complicada. En esta situación todas las áreas de la institución tienen una responsablidad elevada. Yo no puedo ser responsable de la parte que me corresponde si no tengo las informaciones que necesito. El consejo tiene derecho a tener toda la información y tiene derecho a estar involucrado en todas las actuaciones relevantes del club. Eso es lo que pido. Ni más, ni menos.

-¿Se siente traicionado o engañado por el máximo accionista por tratar de vender el Mallorca a sus espaldas?

-Yo espero la contestación a mis preguntas y antes de recibir las respuestas no voy a precipitar mis conclusiones. Me parece un poco raro que se pueda negociar una venta del 98% de las acciones a algunos alemanes, a quienes yo no conozco y sobre quienes Serra Ferrer no me ha informado nunca, si yo tengo el 20%, además de derechos de adquisición preferentes. Y tampoco he dado orden ni autorización para que se venda mi parte.


-¿Qué opinión tiene ahora de Llorenç Serra Ferrer?

-Para mí, Llorenç Serra Ferrer es un hombre de honor, pero un hombre de honor también tiene que contestar preguntas relevantes. Hasta hoy he defendido siempre a Serra Ferrer interna y públicamente porque no podía imaginar que las acusaciones, por ejemplo, las relacionadas con el ‘caso Alfaro', pudieran ser reales. Ahora espero aclaraciones y que me digan qué ocurrió con la operación del fichaje del futbolista, nada más.

-¿Hay un antes y un después en su relación con él tras todo lo acontecido?

-Repito que voy a esperar a recibir las respuestas a mis preguntas para extraer mis conclusiones. Para ser muy claro, puedo decir que estoy sorprendido con algunas de sus actuaciones.

-Si se ha negociado la venta de la SAD a sus espaldas, ¿cuál será su próximo paso?

-Creo que lo normal es trasladar a los consejeros el plan que se está llevando a cabo y preguntar opinión sobre quiénes son estos potenciales compradores y de dónde surgen. También me parecería normal que los alemanes contactasen conmigo para cambiar impresiones, pero ni Serra Ferrer, ni Cladera, ni los alemanes me han informado ni contactado conmigo referente a sus reuniones y negociaciones. Una cosa es clara, si alguien ha negociado algo en mi nombre yo tengo que ponderar la opción de acudir a la justicia, porque no puede ser que alguien haga este tipo de cosas.


-¿Pasa por su mente el convertirse en el principal accionista del Mallorca?

-Cuando entré en el club dije que estaba feliz con el 10% que tenía. Si alguien me ofrece más voy a considerar tomarlo y si alguien pregunta para ayudar más, voy a considerar ayudar más. Si alguien quiere vender también voy a pensarlo, pero no presionaré a nadie. Ahora pienso lo mismo que después de haber adquirido el 20% de los títulos de la familia Nadal. Si alguien me ofrece más en condiciones adecuadas estoy dispuesto a comprarlo, pero no fuerzo a nadie. No he presionado a la familia Nadal y no he hecho ninguna oferta al consejo para comprar el 100% de las acciones. Pero insisto en que un accionista, aunque tenga el 1%, tiene el mismo derecho de honradez y profesionalidad que un accionista que tenga el 99%.

-¿Qué sabe de los potenciales compradores alemanes?

-Prácticamente nada. Y esta falta de transparencia me preocupa. Pero independientemente de estos alemanes, si alguien contacta con el club; si no sé quién es; si no sé si podrían ser solamente intermediarios; si no sé quién podría estar detrás; si, por último, no sé si, teóricamente, por intermediarios indirectamente se podría negociar con una empresa de nivel mundial o con la mafia sudamericana, yo tengo un sentimiento y una inquietud y me pregunto por qué no creamos transparencia con quien realmente se negocia. Esto no lo entiendo porque conmigo se puede discutir de todo, con hechos y transparencia, y voy a analizarlo todo. No entiendo que se pueda negociar con un potencial comprador sin comunicar su identidad a todos los consejeros y a mí en particular. Tengo información fiable de que los potenciales compradores alemanes afirman un pacto con Serra y Cladera para comprar el 98% de las acciones y estoy muy interesado en recibir explicaciones porque no sabía nada de esto.


-¿Quiere ganar dinero con el Real Mallorca?

-Yo no he comprado el 10% de los Nadal para vender los títulos inmediatamente, ni me he implicado en el club para ganar dinero rápidamente. Mi motivación no es esa. Yo veo un potencial a largo plazo de este club y estoy convencido de un proyecto que tiene mucho futuro.

-¿Hay otros inversores detrás de usted?

-No. Yo he invertido mi propio dinero, dinero oficial, limpio, mío. He invertido aquí una cantidad de siete dígitos de mi dinero privado. Nadie está detrás de mí, no tengo vinculación externa alguna, todo lo he hecho siempre muy transparente y muy oficial.

-Otro de los asuntos polémicos es el fichaje de Alfaro, en el que usted está muy interesado en que le den todo tipo de explicaciones...

-No podía imaginar que este tipo de acusaciones pudieran ser justificadas y no me han gustado. Las acusaciones públicas nunca son buenas. Mi actitud fue proponer una auditoria externa para probar que las acusaciones eran falsas, pero ahora quiero ver los resultados de dicha auditoría. Es verdad que he preguntado en reiteradas ocasiones por este tema y no he recibido una respuesta adecuada.

-¿Cree que este tipo de problemas de tanta dimensión y tan oscuros puede terminar por perjudicar su imagen?

-Mi prioridad es la institución, el Mallorca. Eso es lo primero. La segunda es la importante responsabilidad que tengo como consejero, y todos tenemos que tener un interés muy alto en crear y generar transparencia. Y el tercer punto de prioridad menor es la imagen de personas individuales.


-¿Le preocupa que hayan podido darse casos de ‘mobbing' en el Mallorca?

-Me preocupa, claro que sí. Cuando surgieron las acusaciones yo no podía imaginar que pudieran ser reales, pero otra vez tenemos que clarificar y solucionar el posible conflicto. No sé si ha existido mobbing o no, pero tengo que presumir y esperar que no lo ha habido, aunque hay que aclararlo. El mobbing es una cosa muy grave y ni como consejero ni como persona quiero ser identificado con estos temas. Si ha habido mobbing y si algún miembro del consejo se ha visto implicado en el tema hay que llegar a tomar conclusiones. No sé si existe este conflicto o no y no quiero imaginarlo, pero una vez más no he visto la evidencia de querer probar esta acusaciones como falsas.

-El 12 de diciembre la administración concursal remitió una carta al club reflejando las dudas que surgen respecto al fichaje de Alfaro ¿Ha tenido usted acceso a este documento?

-Es cierto que los administradores remitieron una carta al club el 12 de diciembre con contenido muy serio y esta carta todavía no la he recibido oficialmente del Mallorca y lamento que 40 días después no haya sido informado por el club sobre este documento.

-¿Cómo tuvo conocimiento del conflicto motivado por la gestión de esa operación?

-A través de la prensa y lo que sé es esa carta que enviaron los administradores concursales y que el club no me ha remitido a mí. He solicitado una auditoría externa para proteger a Serra Ferrer porque estoy convencido de que no hay irregularidades y quiero que salga a la luz que las acusaciones son falsas. Pero también tengo que decir que ningún contrato, ningún fichaje, ninguna transacción, se ha discutido y aprobado adecuadamente en un consejo de administración.