Gregorio Manzano, en una reciente imagen. | Redacción Digital

3

Gregorio Manzano Ballesteros deberá ocupar el próximo día 29 otro banquillo: el del Juzgado Mercantil número 2 de Palma. El entrenador andaluz deberá afrontar el martes la vista oral por la demanda de reintegración interpuesta por la administración concursal del Real Mallorca, quien le reclama la devolución de 250.000 euros.

Manzano, que también se enfrenta a otra demanda de impugnación del crédito, presentada en este caso por el club balear, ha citado como testigos de la defensa a su representante -Manolo García Quilón- y al actual presidente del Comité nacional de entrenadores -Eduardo Caturla-.

Después de comprobar que el actual entrenador del Sevilla CF había cobrado dos veces por un mismo concepto -primas por objetivos en la temporada 08/09- cuando su contrato especificaba que solo podía percibir una de esas gratificaciones, los abogados del Mallorca decidieron demandar también a Manzano.

Según el informe inicial de acreedores, Manzano tenía reconocida una deuda de 1.832.927 euros brutos. Al tratarse de un crédito salarial sujeto a una retención del 43 por ciento, opr lo qeu el Mallorca sólo tenía que abonar 1.044.768,44 € (el resto debía pagarlo el club a la Agencia Tributaria). Sin embargo, si a esas cantidades brutas se le descuentan los 250.000 euros que el técnico no debió cobrar tal y como se estipulaba en su contrato, el importe neto también resulta notablemente inferior.

Al final de la temporada 2008/99, Manzano se aseguró el cobro de una prima de 300.000 euros por clasificar al equipo rojillo en la novena posición del torneo, una cantidad a la que añadió después otra similar, también en concepto de primas, por alcanzar la permanencia. Todo ello cuando las dos gratificaciones resultaban excluyentes.

La intención del Mallorca y de la propia administración concursal es que se celebre una sola vista para las dos demandas, lo que podría retrasarse unos días la fecha fijada en un principio. Entre los testigos citados por el Mallorca figura Antonio Martí Asensio y el propio Gregorio Manzano.