Imagen del presidente del Real Mallorca, Jaume Cladera, ayer a su salida de las oficinas de la Banca March junto al abogado Miquel Coca.

9

El presidente del Real Mallorca, Jaume Cladera, valoró positivamente el final del contencioso entre la SAD balear y Nando Pons, aunque también precisó que le hubiera «gustado que se llegara al juicio» para esclarecer por qué el hasta ayer director deportivo ha aceptado devolver los 600.000 euros que le entregó Vicenç Grande por el traspaso de Dani Güiza cuando siempre había defendido la legalidad de la prima. En declaraciones a Onda Cero, Cladera resaltó la importancia de haber hecho valer el diálogo para alcanzar un acuerdo y argumentó la tardanza en la resolución por el prolongado período de baja de Nando Pons.

Cuestionado sobre el motivo que ha llevado al ex director deportivo a devolver el premio por la venta del delantero jerezano, Cladera manifestó que «me hubiera gustado que se llegara al juicio de pasado mañana porque se hubiera aclarado la pregunta. Ya que se ha llegado a un acuerdo vale más dejarlo y que todos nos unamos y trabajemos para salir de una vez por todas del problema económico».

El dirigente mallorquinista considera que el trabajo desarrollado por Nando Pons en la dirección deportiva del club no se puede desvincular de los resultados económicos que ha conllevado. «Sin duda no se puede hacer un análisis de gestión deportiva si no se hace un análisis consecuente de la gestión económica. Si haces una gran gestión deportiva y conduces al club al concurso de acreedores y lo sumas es una cosa discutible. La temporada 2009-10 se cerró con un déficit de 16 millones de euros y que ya se venía arrastrando de años anteriores hasta que llega el punto en el que el Mallorca no puede hacer frente a los compromisos y llega al concurso de acreedores».

Jaume Cladera argumentó el retraso en llegar a un acuerdo para la rescisión del contrato de Nando Pons al explicar que «hemos hecho todo lo posible para terminar rápido, pero las exigencias no eran las adecuadas».

El presidente del Real Mallorca se mostró satisfecho por el final del contencioso y manifestó que «estamos contentos por cerrar una página de la historia anterior del Mallorca y una historia que duraba mucho. Se podría haber hecho antes, porque nosotros entramos el 9 de julio y desde el primer día no estábamos interesados en que continuara y por lo tanto empezamos a negociar».

Retraso

Cladera apreció con cierta ironía que el retraso en el acuerdo de rescisión ha estado sujeto al período de baja del hasta ayer director deportivo. «Más allá de no llegar a un acuerdo por las exigencias, el estancamiento se ha producido porque el señor Nando Pons ha estado de baja cuatro meses porque le dolía la espalda. Se puso de baja en noviembre y al final de mes vino con un certificado médico que se daba de baja, en enero otra vez y febrero otra vez. Si te duele la espalda no estás bien para negociar, porque cuando uno no está bien físicamente tiene que hacer un gran esfuerzo para negociar».