Un once titular del Real Mallorca de la actual temporada. La entrada en concurso impidió al club saldar la deuda con todos los futbolistas. | Monserrat

5

Los futbolistas del Real Mallorca percibirán en los próximos días las cantidades que se les adeudan de la pasada temporada y que ascienden en conjunto a casi seis millones de euros. La Liga de Fútbol Profesional (LFP) librará en breve pagarés avalados por una entidad crediticia -el BBVA- que serán remitidos a los jugadores que el año pasado engrosaron la nómina bermellona.

El acuerdo se cerró durante el transcurso de una la reunión celebrara ayer en Madrid y en la que tomaron parte representantes del Real Mallorca -el consejero y abogado Miquel Coca-; los tres administradores concursales, así como los abogados de la LFP y de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE).

Durante el encuentro, los administradores concursales de la SAD balear -Sebastià Frau, José Miguel Cregenzan y Pedro Mir- confirmaron la existencia de los créditos reconocidos y de la resolución de todas las impugnaciones que se habían producido. En su momento Alhassane Keita, Aritz Aduriz y Jose Carlos Nunes expresaron sus divergencias ante algunos aspectos fiscales, que fueron solventadas sin incidencia alguna. En este escenario, los trámites para poder hacer efectivo los pagos que se adedudan al plantel del curso anterior entra en su fase definitiva.

Desde el momento en que la SAD Balear instó el pasado 18 de mayo de 2010 concurso voluntario de acreedores, los jugadores dejaron de percibir las cifras que debían cobrar en concepto de ficha y también parte de los salarios. La suma de estos dos conceptos alcanzaba los 5.304.326 millones, que ahora se verán abonados en su totalidad. Todos los jugadores que militan en el Mallorca esta temporada, más la gran mayoría de los jugadores que se marcharon el pasado verano, tienen todavía cantidades pendientes por cobrar tal y como se demuestra en el tabulado que aparece en esta página. El informe realizado por los administradores concursales detalla al céntimo las deudas que mantiene la entidad y en el caso de la plantilla, es el fondo de garantía salarial de la LFP quien cubre los impagos. Con esta operación, la Liga de Fútbol Profesional pasará a convertirse en acreedor del Real Mallorca.