0

El Real Mallorca es el equipo de la Liga española al que más penaltis en contra han señalado esta temporada. Entre el campeonato doméstico y la Copa del Rey, el once balear ha visto como los colegiados le señalaban nueve penas máximas, una cifra desorbitada si se tiene en cuenta que entre ambas competiciones se han disputado solo diecinueve partidos.

Athletic Club de Bilbao y Málaga le siguen en este 'ránking', aunque están a mucha distancia porque en su caso sólo han visto cómo los árbitros les señalaban cinco penaltis.

La realidad es que preocupa y mucho en el seno del club esta vorágine de penaltis en contra que sufre el equipo y que se ha convertido en una lacra, que parece imposible detener. Más allá de que ha habido acciones en los que los penaltis no han sido dudosos, como el que protagonizó Kevin a Luis García en el partido contra el Espanyol, la gran preocupación estriba en acciones dudosas como la protagonizada por Webó el pasado domingo en Villarreal.

Rigurosos

Si la vara de medir es esa, en cualquier momento se puede prolongar esta situación porque situaciones como la protagonizada por Webó en El Madrigal se producen de forma habitual y raras veces se señala penalti. Los jugadores saben que deben aplicarse con la máxima prudencia en acciones dentro de su área porque de lo contrario los colegiados no parecen tener ningún problema a la hora de señalar falta. ¿Es fácil pitar en contra del Mallorca? Por lo visto hasta ahora sí y ante esto poco o nada pueden hacer los futbolistas y el propio entrenador y por este motivo la situación es preocupante. En Liga el Mallorca fue castigado con pena máxima ante el Sporting en El Molinón (2-0); frente al Athletic en San Mamés (3-0); en Son Moix con el Espanyol (0-1); Valencia en Mestalla (1-2); Zaragoza en la Romareda (3-2); Málaga en Palma (2-0) y Villarreal en El Madrigal (3-1). De todos estos partidos se han ganado dos y perdido el resto. Si al juego ahora voluble del Mallorca se le añade la dificultad de que en muchos partidos debe reaccionar ante un penalti, todo se hace mucho más complicado.

¿Tiene algo que ver Àngel María Villar en todo esto? En el club quieren pensar que no, pero los últimos meses las relaciones entre la Española y el club balear se truncaron a raíz del conflicto por la Licencia UEFA, que finalmente el organismo europeo decidió retirar. Pese a que la RFEF sí otorgó el documento, las ingerencias del Villarreal, las insinuaciones continuas del Sevilla y lo que según el Mallorca se entiende como la falta de indefensión por parte de la Española, han motivado que todas la situaciones que envuelven ahora al equipo en el tema arbitral se miren con lupa y se sitúen bajo sospecha.

Regalos

El vestuario habló claro cuando finalizó el partido contra el Villarreal y la palabra «regalo» se escuchó en boca de todos los futbolistas, incluido el entrenador.

Hasta el momento la situación era llevadera debido al colchón de puntos del que disfrutaba el equipo y del que sigue gozando si se compara con la zona de descenso. Sin embargo, la diferencia poco a poco ha ido disminuyendo, es momento de volver a ganar y con el partido en Almería son ya cuatro los encuentros de forma consecutiva que el equipo rojillo encadena perdiendo y eso siempre crea una situación de incertidumbre, más todavía si se tiene en cuenta que el equipo esta temporada se había caracterizado por exhibir una manifiesta regularidad que, evidentemente, ahora se ha visto truncada de forma considerable.

Pese a que Michael Laudrup manifestó ver síntomas de mejoría a la conclusión del encuentro disputado en los Juegos del Mediterráneo, el equipo perdió y curiosamente ahí disfrutó de uno de los tres penaltis que se le han señalado a su favor, dos de ellos en Liga.

Tras la vacaciones arrancará un mes clave en el desarrollo de la competición y tanto el vestuario como también en la planta noble del club se confía en que esta lacra tenga fecha de caducidad.