Michael Laudrup, ayer a su llegada a Holanda. | C. Roig

1

El Mallorca ya reposa en su nueva residencia estival. Ermelo le abrió anoche sus brazos al conjunto balear, que después de casi diez años de fidelidad a las montañas del municipio tirolés de Kössen han elegido la llanura holandesa para ponerse a punto físicamente. Durante los próximos doce días, la escuadra que patronea Michael Laudrup levantará los cimientos de la nueva temporada entre la suave temperatura del norte de Europa.

La expedición balear, en cualquier caso, tuvo que superar una accidentada jornada antes de instalarse en el Regardz Hotel Heerlickheijd van Ermelo, que le servirá de cuartel general hasta el lunes día 2 de agosto. Después de entrenar por la mañana en la ciudad deportiva de Son Bibiloni, el conjunto bermellón debía tomar un avión a primera hora de la tarde para llegar a Amsterdam, aunque los problemas que sacuden estos días los aeropuertos españoles debido a las bajas de los controladores aéreos retrasaron en casi una hora la salida. Luego, un problema en la cintas que transportaban el equipaje en el aeropuerto de Schiphol y los atascos a la salida de la capital holandesa demoraron aún más la entrada en la base de operaciones. A las nueve en punto de la noche, los veintitrés jugadores, el cuerpo técnico y la tonelada de material deportivo con la que trabajará el equipo ingresaron en el establecimiento hotelero. Lo hacían sonrientes, aunque cansados por la pesadez del desplazamiento.

Laudrup se ha traído a veintitrés jugadores que, a falta de que se definan las bajas, serán los que completen el 'stage'. Y a diferencia de lo que ocurría antaño, el balón tendrá más protagonismo que nunca. Más que nada, porque se han programado cinco encuentros amistosos ante rivales de las primeras plantas del balompié local. El entrenador danés ya reconoció días atrás que todavía no ha tenido tiempo de analizar con profundidad su plantilla y espero hacerlo ahora. No hay días que perder. No obstante, entre la lista de convocados se siguen apreciando agujeros porque el técnico ha pasado el colador. No está Mattioni, que continúa negociando su salida de la entidad, ni Alberto, Yeray, Callejón u Óscar Díaz. Tampoco Tuni, que todavía no se ha recuperado totalmente de su lesión. Los elegidos son los metas Aouate, Lux y Tomeu Nadal; los defensas Josemi, Ramis, Rubén, Nunes, Ayoze, Martí Crespí, Corrales y Pau Cendrós; los centrocampistas Castro, Martí, Bruno China, Sergio Tejera, Pina y Michael Pereira; y los atacantes Webó, Keita, Sergi Enrich, Trejo, Emilio Nsue y Víctor.