El Real Mallorca y el Valencia han llegado a un acuerdo de traspaso del jugador vasco Aduriz. | T. MONSERRAT

10

Aritz Aduriz se marcha del Mallorca. Tras varios meses de contactos que se habían intensificado en las últimas semanas, el club balear y el Valencia concretaron ayer un acuerdo para el traspaso del punta guipuzcoano, que jugará en Mestalla las tres próximas temporadas. La entidad isleña percibirá en torno a cinco millones de euros por la venta (una precio inferior al establecido inicialmente que será abonado mediante pagarés), aunque a su vez queda liberada de los casi 700.000 euros que le adeudaba al futbolista de la campaña anterior. Los administradores que tutelan el concurso de acreedores tendrán ahora que dar luz verde a la operación, aunque los levantinos ya la oficializaron anoche a través de su página web.


La salida de Aduriz estaba cantada desde que empezó a redactarse el epílogo del curso anterior. El donostiarra, además de ser uno de los fichajes más caros en la historia del Mallorca (6,2 millones), era también el futbolista con la ficha más elevada del vestuario (1.535.000 euros por año) y a pesar de su buen rendimiento se había convertido en un lastre insoportable para el club desde el punto de vista económico. Su marcha, unida a la de Fernando Varela (firmó días atrás por el Kasimpasa turco), y a las que podrían producirse durante las próximas semanas, permitirá a la SAD nivelar la carga salarial del plantel, que en los últimos tiempos se había disparado.


Satisfecho


El traspaso al Valencia responde sobre todo a las pretensiones del futbolista, al que también querían el Getafe y el Fenerbahce. En el caso del club azulón, su presidente, Àngel Torres, estaba dispuesto a poner sobre la mesa más dinero que el Valencia para convertirlo en el sustituto de Roberto Soldado. Sin embargo, el delantero no estaba interesado en cambiar Son Moix por el Coliseum y mucho menos aún en probar fortuna en el fútbol turco. Le atraía especialmente la idea de disputar la Liga de Campeones con el Valencia y era además de unas de las prioridades de Unai Emery, con el que comparte representante.


En la capital del Turia, Aduriz va a tener la posibilidad de disputar un número importante de minutos durante la campaña, ya que las salidas de David Villa y Nikola Zigic habían despoblado un ataque en el que ahora convivirá junto a Soldado y el Chori Domínguez.


Aduriz se va la de Isla dejando un agradable sabor de boca entre la hinchada bermellona. En los dos años que ha defendido la camiseta del Mallorca, el ariete se ha erigido en su principal argumento ofensivo como el máximo goleador del grupo. Vestido de rojo, el guipuzcoano ha firmado los números más brillantes de su hoja de servicio y llegó a sonar como uno de los candidatos a ser convocados por Vicente del Bosque para la selección española.
Aduriz tiene previsto regresar hoy a Palma con el resto de la expedición que ha estado estos días en Suecia y seguramente después pondrá rumbo a Valencia, donde consumirá los tres próximos años de su carrera deportiva.