Aritz Aduriz, entre el entrenador Michael Laudrup y el defensa central José Carlos Nunes. | Monserrat

3

Aritz Aduriz tiene las horas contadas en el Real Mallorca. Ayer, durante todo el día, Llorenç Serra Ferrer estuvo encerrado en su despacho de Son Moix atendiendo los ofrecimientos que le llegaban desde dos clubes concretos, el Valencia y el Getafe. La oferta del equipo 'ché' es la que más atrae al jugador, pero la propuesta del club madrileño es la que más conviene a la SAD Balear. El vicepresidente del Mallorca trataba ayer a última hora de encontrar una solución faroble para su equipo y que también pudiera ser del agrado del futbolista. Igualmente existe una oferta del Fenerbahce, pero faltan garantías de pago y mucha más documentación de la que existe en estos momentos sobre la mesa para abordar la operación. Inicialmente se habla de una oferta de 5 millones de euros por Aritz, pero el futbolista ha expresado su deseo de seguir en la Liga española, de ahí que en estos momentos Valencia y Getafe prácticamente se hayan quedado solos en su lucha por hacerse con el futbolista.
Unay Emery quiere al punta vasco, pero la oferta de su club no alcanza la cifra exigida por el Mallorca que está situada entre los cinco y los seis millones de euros para empezar a negociar. El entrenador de sa Pobla ya ha manifestado en reiteradas ocasiones que no quiere que se marche el punta y sólo en caso de hacer efectivo su traspaso, será por una oferta económicamente muy alta y que suponga un beneficio claro para la entidad, que deberá buscar un refuerzo de garantías para poder sustituir a uno de los goleadores esta pasada temporada.
El punta sigue concentrado con el equipo en Suecia a la espera de que se le comunique su futuro, pero de momento el acuerdo no está sellado y se mantiene la icertidumbre y tanto Valencia como Getafe se disputan a uno de los futbolistas cuya progresión en el Mallorca ha sido notable, lo que le permite ahora buscar uno de los últimos buenos contratos de su carrera.


Hoy está previsto que continúen las negociaciones entre todas las partes porque si es posible el jugador deseraría desvelar con prontitud su futuro y saber hacia dónde dirigirse.


Adiós a Varela


Por otra parte ayer el club balear hizo público que Fernado Varela ha dejado de pertenecer a la disciplina del Mallorca tras haber alcanzado un acuerdo con el club turco del Kasimpasa. El centrocampita se marcha con la carta de libertad y el club de Son Moix se ahorra la ficha inasumible que le firmó el todavía director deportivo, Nando Pons junto al ex propietario del club, Vicenç Grande. Varela renovó contrato tras realizar una buena primera temporada, pero su rendimiento bajó hasta límites insospechados al haberse asegurado un contrato impensable por parte del jugador. Varela será recordado también en la Isla por haber comprado una casa a una empresa en la que eran socios el propio Pons junto al director del fútbol base, Marcos Martín. Esta última temporada el rendimiento del interior ha sido nulo disputando muy pocos minutos.