AÀngel María Villar, presidente de la Federación Española. | Efe

4

La UEFA está a la espera de recibir de la Federación Española de Fútbol (RFEF) la confirmación de la lista de equipos a los que ha concedido la licencia y que quiere inscribir para participar en la próxima edición de la Liga Europa.

Fuentes de la UEFA indicaron que esperan tener la comunicación de la RFEF durante esta semana -pordía ser hoy mismo- para completar la relación de clubes participantes en la competición, que se iniciará el próximo 1 de julio y concluirá el 18 de mayo de 2011 en el estadio Lansdowne Road de Dublín.

La federación europea facilitó inicialmente una lista provisional de equipos participantes, sujeta a una confirmación final, en la que figuraban los españoles Atlético de Madrid, último campeón, Mallorca, quinto en la liga, y Getafe, sexto clasificado.

Tras sortear el pasado día 21 las dos primeras rondas de clasificación, sólo el Atlético y el Getafe figuran ahora en la relación de clubes de la UEFA para la Liga Europa 2010-2011, lo que ha generado la reacción del Mallorca, cuyo consejero delegado, Mateo Alemany, anunció estar dispuesto a emprender acciones legales.

El máximo accionista del conjunto balear ha dicho en reiteradas ocasiones «no tener constancia oficial de que estemos fuera de Europa, erá un error queremos pensar, pero si así fuera, iremos jurídicamente contra Platini y la UEFA, Angel María Villar y la RFEF, y contra el mundo si es preciso con tal de defender los intereses del Mallorca», señaló.

Sin embargo, y pese a tener concedida la licencia para disputar competiciones europeas, ahora falta una nueva confirmación por parte del comité de la Licencia UEFA de la Federación Española, que lleva ya varios días trabajando en este tema y cuya respuesta no se puede demorar más. La participación o no del Mallorca en la Europa League condiciona el futuro del Villarreal, que podría entrar en la competición si la Española retira la licencia al Mallorca.

Por otra parte el Sevilla ha puesto en conocimiento de la Liga de Fútbol Profesional el impago de 250.000 euros por parte del Mallorca, que debería hacer efectivos si renueva a Pep Lluís Martí. Una de las cláusulas en la operación de traspaso del futbolista indicaba que si superaba los 30 partidos, el Mallorca debía abonar esa cantidad si finalmente decidía renovarle. El club balear ha tomado la decisión de prorrogar el contrato del futbolista y de momento el Sevilla ha tomado ya la iniciativa de comunicar que se incumple uno de los puntos del contrato firmado entre ambas entidades.

El director de comunicación del Real Mallorca, Jordi Jiménez, ha puesto su contrato a disposición de la propiedad «por si consideran necesaria la revisión de las condiciones económicas de mi vinculación con el club». La Due Diligence realizada por los auditores de Serra desvela que Martí Asensió selló con Jiménez un contrato por cinco años con una claúsula de indemnización que supera los trescientos mil euros. Nando Pons, cuya situació contractual es similar a la de Jiménez, sigue esposado a su contrato, pese a ser conocedor de que su privilegiada situación siempre ha sido un problema para hacer efectiva la venta del club.