Lance del partido disputado en el pabellón municipal. | Redacción Deportes

5

El Barcelona frustró las ilusiones del Palma Futsal y se proclamó campeón de liga al imponer su pegada (2-4) en Son Moix, que despidió con honores a los suyos tras una campaña histórica que baja el telón con el billete para la próxima edición de la Champions. Los campeones de Europa sacaron a relucir su calidad y galones y dejaron con la miel en los labios al conjunto de Ciutat, que presentó batalla hasta el final pero acabó hinchando la rodilla ante el gran dominador del planeta fútbol sala. Con el Palau d'Esports dispuesto a meter el primer gol con un lleno y ambiente espectaculares, los de Vadillo destilaron intensidad en el arranque y protagonizaron las primeras embestidas.

Pero el Barça, curtido en este tipo de envites, no se iba a dejar amedrentar y, tras una advertencia de Dyego, sofocó la rebelión y comenzó a jugar en la parcela local con más asiduidad. Un disparo de Lozano (minuto 5) y otros dos de Matheus (minutos 7 y 9) elevaron el nivel de amenaza visitante. Los intentos de Marlon y Eloy Rojas reactivaron el ataque del Palma Futsal, que recibió la mala noticia de su quinta falta con 10 minutos por delante para llegar al descanso. Un mano a mano de Higor del que salió airoso Dídac precedió al tiempo muerto de los isleños para reordenar su entramado defensivo ante el peligro de propiciar un doble penalti. Cuando peor parecía el escenario para los de verde, llegó el gol de Higor en el minuto 12.

Noticias relacionadas

El brasileño no perdonó en posición franca en la frontal tras una gran recuperación y asistencia de Chaguinha. Sin embargo, los azulgrana dieron un paso al frente de inmediato y lograron el empate en el minuto 16, cuando Lozano aprovechó un balón suelto en el área para establecer el 1-1. La respuesta local fue inmediata. Diego Nunes se marchó de Lozano y fusiló a Dídac con su jugada marca de la casa firmando el 2-1 en el 17. La alegría resultó efímera porque el propio Lozano devolvió las tablas al luminoso en una acción casi idéntica a su primer tanto. El capitán culé volvió a encontrarse una pelota rechazada en el área y la mandó al fondo de las mallas (2-2 minuto 18). De ahí hasta el intermedio Adolfo pudo voltear el marcador, pero se estrelló contra el muro isleño, que respiró con el bocinazo que mandaba a los equipos a los vestuarios.

Diego Nunes e Higor agitaron la ofensiva del Palma Futsal en la reanudación, pero la escuadra de Jesús Velasco reaccionó rápidamente para asumir el peso del juego con el balón. El Barça tenía más control y sensación peligro y el Palma, con Fabio acumulando intervenciones de mérito, aguardaba su zarpazo a la contra. Un choque de estilos en el que estaba prohibido equivocarse. Superado el ecuador del segundo acto amagaron Marlon e Higor, pero el que golpeó fue Pito.

Otra vez un balón suelto en el área tras una parada de Pito permitió al pívot azulgrana poner por delante a los suyos en el minuto 32. Al Palma, más justo de fuerzas por una rotación más reducida, se le agotaba el tiempo sin encontrar grietas en un Barça que no iba a hacer concesiones ni se iba a poner nervioso por cambiar de registro. Con dos minutos por disputarse Vadillo ordenó el portero-jugador para el cerco final en busca de la prórroga. Todos los intentos de los mallorquines no encontraron portería y el título se tiñó de azulgrana cuando Dyego marcó el 2-4 a puerta vacía.