Enric Mas (Movistar Team) atiende a los medios en una reciente carrera. | Movistar Team

1

El 'artanenc' Enric Mas quiere hacerse grande en la carrera más importante del mundo. Recién renovado hasta 2025, y con plenos galones de jefe de filas del Movistar Team, el ciclista balear llega al Tour de Francia en buen estado de forma, tranquilo, confiado en sus opciones y motivado para alcanzar la tan pretendida plaza en el podio de la ronda gala, sin descartar su sueño de la conquista de París, una ciudad en la que recientemente se han coronado otros ilustres deportistas mallorquines, caso del futbolista Marco Asensio al proclamarse campeón de la Champions en la capital francesa con el Real Madrid, o el tenista Rafael Nadal, que logró semanas atrás su decimocuarto entorchado en Roland Garros.

«Si comparamos con lo que han logrado Asensio y Nadal tengo que llegar de amarillo a París. Eso sería un sueño para mí y para toda Mallorca, poner a los tres en lo más alto. Ojalá sea así», señaló desde Copenhague y en la rueda de prensa telemática del Movistar Team Enric Mas, a pregunta de Última Hora, en las horas previas al arranque del que será su cuarto Tour, el tercero en las filas de la escuadra telefónica. Mas es la gran referencia del pelotón español, formado únicamente por nueve ciclistas, teniendo ante sí la gran oportunidad de dar ese paso al frente en la ronda gala que persigue hace años. Y eso pasa por el podio, toda vez que ha sido quinto y sexto en las ediciones de 2020 y 2021.

«Llego a este Tour como líder único del equipo, a diferencia de otros años, y noto que voy a tener un corredor más para mi, algo importante porque si surge algún problema tendré más ayuda. El equipo tendrá un líder menos y yo un ayudante más. Por lo demás me siento tranquilo y motivado para terminar en el cajón», admitió Enric, quien en esta edición contará con otro balear en el 'ocho' del Movistar, el menorquín Albert Torres.

El de Artà opta por ir día a día, sabedor de que la primera semana presenta trampas en su recorrido, con sorpresas, y una cita que tiene marcada en rojo: la quinta etapa y el temible adoquín. «Será una primera semana complicada y tenemos que tratar de pasarla bien. Vamos a rezar para que nos acompañe la buena suerte, que siempre es un factor que cuenta. La etapa de los adoquines la hemos ido a ver 2-3 veces porque para mí es nueva. Creo que la puedo hacer bien, estoy motivado y me emociona porque es un escenario que has visto por televisión. Además sabes que las diferencias pueden ser grandes», explicaba el líder del Movistar Team.

La edición de 2022 será la primera en la que Enric Mas salga con galones únicos, especialmente en un año clave y en el que la estructura que capitanea Eusebio Unzué necesita sumar puntos que impidan un hipotético descenso de categoría a Continental Profesional, una posibilidad que se disiparía en caso de lograr un buen resultado en la general de este Tour de Francia. «Si logramos estar en el podio significa que hemos hecho etapas buenas. En las carreras grandes tienes que mirar los puntos, está claro, pero con un buen puesto en la general llegarán puntos. Una cosa llevará a la otra», comentó al respecto.

Un lugar en el podio de París, tras ser segundo en dos ocasiones en La Vuelta, es el reto de Enric Mas en el Tour que nace este viernes en Copenhague, más tras asentarse en el Top 10 de las grandes vueltas por etapas, en los últimos dos años. «El salto que se espera de mí espero que sea este año. La caída del Dauphiné me privó de entrenamientos, pero espero estar bien. De confianza llego de 10 sobre 10, incluso más. La buena forma ya la tenía en Dauphiné y la perdí un poco, pero espero haberla recuperado y que la mala suerte haya terminado», admitió el ciclista de Artà, de 27 años.

Atacar es una opción que contempla, pero no lo hará de cara a la galería y sí con cabeza Enric. Esa táctica la contempla el líder del Movistar en caso de que tenga fuerzas y sea oportuno, nunca por contentar al espectador y a la afición que muchas veces se lo ha reclamado. «Si necesito hacer un ataque o no es algo que hay que ver en la carretera, eso lo decido yo. A veces es fácil estar delante de la tele y pedir que arranque, pero eso depende de si tengo fuerzas y puedo hacerlo. Si es necesario seré el primero en atacar, pero atacar para la afición... Yo voy para el podio. Atacar porque sí no lo haré, pero si surge, sí que lo haré», puntualizó.

En la primera semana de carrera, la etapa de los adoquines en el terreno de la Roubaix, motiva y estimula a Enric Mas, quien nunca ha tenido la experiencia de rodar en esos escenarios de la gran clásica. «Esa etapa me motiva. Lo mismo llego y pierdo una minutada. Cuando corría para un equipo belga iba a carreras con un poco de pavé y me motivaba. Hemos ido a ver los tramos de esta etapa, en alguno recuerda a la Roubaix. De momento tengo el ojo puesto en esa etapa», comentó sobre esa peligrosa jornada.

Enric Mas será la referencia entre los nueve corredores españoles que saldrán en el Tour, cifra muy lejana a la cuarentena de los primeros años del siglo. El balear espera que en las próximas ediciones la cifra se multiplique con nuevos valores. «Nueve son pocos, pero espero que solo sea este año. Estamos en minoría, pero hay corredores jóvenes muy buenos que ya están dando resultados y que el año que viene o en dos años estarán aquí, y dando guerra», finalizó.