Imagen de la fachada del CTEIB, en Son Castelló. | M. À. Cañellas

3

La tensión y el malestar se han instalado entre el personal de la Fundació per a l’Esport Balear, que no descarta dar un paso al frente y acudir ante Inspección de Trabajo para poner de relieve una serie de situaciones que han colmado su paciencia, siendo el último episodio el focalizado en la implantación de un nuevo régimen de teletrabajo. En este aspecto, se ha trasladado a la gerencia de la entidad esa preocupación.

Esa falta de sintonía de un notable grupo de trabajadores de la Fundació per a l’Esport Balear se cimenta en cuestiones relacionadas con la conciliación, el modelo de contratación aplicado o su funcionamiento interno, afectando incluso a otros escenarios dependientes de la FEB como la Residencia Reina Sofía.

El Comité de Empresa y los sindicatos con representación llevan semanas trabajando, recabando información para intentar dar salida a sus preguntas y reclamaciones, aunque sin respuesta positiva por parte de la gerencia ni los gestores políticos de la Conselleria d’Afers Socials i Esports. Ante esa compleja tesitura, los trabajadores y sus representantes legales valoran acudir a Inspección de Trabajo para intentar defender sus intereses y plasmar oficialmente la preocupación que se ha trasladado a la gerencia de una Fundació en la que reina la tensión.