La presentación de la prueba se llevó a cabo en Suzuki Tecnicars. | M. À. Cañellas

7

Vuelve un clásico. La Escudería Serra Tramuntana organiza la XLII Pujada al Puigmajor, que se celebrará entre el viernes y el domingo dentro del calendario de montaña de Balears. De cara a esta edición, la organización quiere brindar una gran fiesta del automovilismo para compensar a la afición la imposibilidad de estar presente en la anterior entrega debido a la pandemia.

La prueba se presentó ayer en las instalaciones de en Suzuki Tecnicars con la presencia de Alberto Frau, presidente de la Escudería Serra de Tramuntana; Tomeu Verger, de Transmed, empresa colaboradora;Miquel Nadal, del Ajuntament de Sóller, Toni Cañellas, gerente de Suzuki Tecnicars; Demetrio Lladó, nuevo presidente de la Federació d’ Automobilisme de les Illes Balears (FAIB); Rafel Ferragut, expresidente de la FAIB y expiloto y Andreu Villalonga, de Fibwi.

El propio Rafel Ferragut será uno de los protagonistas de esta nueva edición de la Pujada, ya que será homenajeado como una de las personas que más han aportado al automovilismo isleño durante una vida entera de trabajo y dedicación.

Este viernes se celebrarán las verificaciones administrativas y técnicas, mientras que el sábado a las 13.30 horas se procederá al cierre de la carretera MA-10 y a partir de las 15.00 horas empezarán los entrenamientos, que continuarán el domingo por la mañana para dar paso después a la subida oficial.

La oferta deportiva se completará con una serie de actividades. El viernes, en el Port de Sóller, se disfrutará de actos, como la exposición de vehículos de competición locales y nacionales, la instalación de un set de conducción para poder pilotar en la Pujada al Puigmajor Virtual y, para finalizar, una gran batucada, con fuegos y dimonis.