Imagen de Adrià Vera y Nicolau Mir. | Pere Bota

0

Los gimnastas mallorquines Adrià Vera (Palma) y Nicolau Mir (Xelska) disputarán el Mundial que se celebrará entre el 18 y el 24 de octubre en Kitakuyshu (Japón) después de que la Federación Española hiciera ayer oficial la convocatoria con los cinco deportistas que formarán la expedición. Dos años después regresan a la gran cita internacional dispuestos a refrendar las buenas prestaciones exhibidas en el anterior Campeonato del Mundo de Stuttgart en el que fueron piezas clave para lograr la clasificación de España para los Juegos.

La gimnasia mallorquina puede volver a presumir de protagonismo en el combinado nacional, ya que la presencia de los dos deportistas isleños en la convocatoria constituye prácticamente la mitad del equipo que dirigirán Benjamín Banco y Manuel Martínez. Este último también eleva la cuota balear en la expedición, ya que ejerce como técnico en el Centre de Tecnificació de les Illes Balears (CTEIB) Además de Mir y Vera, estarán en tierras niponas Néstor Abad, Joel Plata y Thierno Boubacar Diallo, mientras que la ausencia más destacada es la de Ray Zapata tras su reciente éxito olímpico.

Nicolau Mir será uno de los integrantes de la selección que regresará a Japón dos meses después de haber vivido su primera experiencia en los Juegos de Tokio 2020. Superada la intervencion que le mantuvo en jaque, el deportista del Xelska quiere seguir dando pasos al frente en su evolución.

Vera, por su parte, se cayó a última hora de la expedición a los Juegos y encara una nueva reválida entre los mejores de la especialidad, aunque la nómina de participantes de esta edición del Mundial puede quedar muy condicionada por los planes de competición de todos los que estuvieron en Tokio.

El Mundial de Kitakuyshu se erige en buena medida en el kilómetro cero hacia el ciclo olímpico que culminará en París 2024 y en el que España aspira a repetir presencia después de haber estado ausente en Río de Janeiro 2016. La medalla de Ray Zapata en Tokio y las buenas sensaciones que dejaron entre otros, Nicolau Mir, han alimentado las esperanzas de cara a una nueva etapa que vuelve a tener un marcado acento mallorquín.