El ciclista mallorquín del Movistar Enric Mas antes del inicio de la vigésima etapa de LaVuelta Ciclista a España. | Efe

0

El español Enric Mas (Movistar) ha lamentado no poder pelear por el triunfo de la etapa entre Sanxenxo y Mos Castro de Herville tras el sorpresivo ataque del francés Clement Champoussin (AG2R Citroen), a poco más de un kilómetro de la línea de meta.

«No ha podido ser. Nos estábamos atacando y parando a ver quien venía y quien no venía», ha explicado sobre la vigilancia a la que se estaban sometiendo entre los cuatro primeros de la clasificación para el triunfo parcial de etapa una vez eliminado su compañero el colombiano Miguel Ángel López.

De hecho, Mas cuando le han preguntado sobre el abandono de su compañero, lo primero que ha preguntado es «¿se ha caído?» y cuando le han aclarado que simplemente se había bajado de la bicicleta ha afirmado: «no sabía nada».

«Al margen» del abandono de López, que traerá mucha cola, el mallorquín ha asegurado que «en el equipo tenemos que estar contentos por el podio».

«El domingo queda la etapa contrarreloj que es larga y dura», ha recordado para un último día en el que en principio no debería tener problemas para conservar la segunda posición que ahora ostenta.

Del desarrollo de la etapa y el momento en el que se ha formado la selección en la que no ha entrado López, ha apuntado que ha sido en un momento en el que «había mil ataques entre Adam Yate y los Bahrain y también ha entrado Roglic».