El ciclistadel Movistar Enric Mas. | Manuel Bruque - Manuel Bruque -

1

Entrados en la última y decisiva semana de La Vuelta y con las decisivas etapas de Asturias (Lagos de Covadonga y Gamoniteiru) ya encima, Enric Mas destila ambición y e ilusión por hacer algo grande en la ronda española. «Estoy ilusionado por ganar La Vuelta o por hacer podio. Hemos venido para intentar ganar, pero también para disfrutar», refería el ciclista de Artà, cuarto clasificado en la general, en la jornada de descanso de este lunes en Santander.

A 35 segundos del gran favorito, el esloveno Primoz Roglic, y con la baza del colombiano Miguel Ángel López como alternativa, Mas admite que, con el paso de las etapas y sin que se hayan abierto grandes márgenes «las expectativas han crecido. Miguel Ángel y yo tenemos las mismas opciones y al final hemos de jugar a ser un corredor solo. SI todo el mundo va a la una, podrá salir bien», refería el corredor del Movistar, de 26 años y mejor español en la general, que aspira a volver a subir al podio tras su segunda plaza de 2018.

Pese a haberse levantado «cansado» este lunes, no esconde que es algo puntual «y que seguramente al resto le puede haber pasado», tras un fin de semana en el que, pese a no haber grandes ataques «se ha rodado muy rápido, a tope». Verse delante tras dos semanas le hace sentirse «emocionado», más cuando ha sentido más que nunca el apoyo de la afición española, lo que supone «un orgullo y un aliciente más para intentar ganar La Vuelta».

Tiene claro Mas que en esta semana final rumbo a Santiago «se verá la batalla que hemos esperado y no ha habido», y más allá de llegar con margen a la crono del domingo, con Roglic como gran favorito, prefiere ir día a día, y no se fía ni de la etapa del martes, teóricamente propicia para los llegadores.

No le pesa la presión al jefe de filas del Movistar Team, «al revés, siento la motivación de poder estar ahí y luchar por ganar La Vuelta», aunque sabe que queda mucho que decidir y que el cansancio del Tour puede pasar factura. Pese a ello, es contundente y ambicioso al decir que, en su caso, «vamos a ganar, al menos a intentarlo, sí o sí. Conmigo o con Miguel Ángel lo intentaremos», aseguró, esperando la irrupción, y por qué no, la posible colaboración de equipos que busquen el podio como el INEOS-Grenadiers de Egan Bernal. «Jugar todos contra Roglic nos puede beneficiar un poco», comenta al respecto.

Roglic, doble ganador de La Vuelta, es el rival más temido, con permiso del líder Eiking y Guillaume Martin, y al esloveno le ve «muy bien» Enric, que estos días no le ha notado cansado, «pero veremos qué pasa esta semana...», a la que llega «con buenas expectativas, mejores que las que teníamos al llegar a La Vuelta y vamos a intentarlo», advierte el sexto clasificado en el pasado Tour y la gran baza española para coronarse el domingo en Santiago.