Los hermanos Eneko e Iker Pou, junto a Manu Ponce en los Andes de Perú.

0

Los hermanos Eneko e Iker Pou, que pasan largas temporadas en Mallorca, y el murciano Manu Ponce, han logrado una tercera apertura en escalada libre en su expedición a los Andes de Perú.

La cordada se ha trasladado al sur de la cordillera blanca, la cordillera tropical nevada más extensa del mundo, para abrir una nueva ruta, bautizada como ‘Súper Canalizos’, al Huanca Punta, un cerro de 4.670 metros de altitud situado en el macizo de Cerro Tornillo, en el área de San Marcos.

No ha sido un ascenso sencillo. La longitud de la ruta y las bajas temperaturas han marcado la exploración. Los alpinistas han dedicado seis horas y media de escalada ininterrumpida para realizar un ascenso de 475 metros, de una dificultad máxima entorno al séptimo grado (6c+).

Hasta las 12 del mediodía, cuando han aparecido los primeros rayos de sol, los escaladores han pasado verdadero frío, con una temperatura alrededor de cinco grados bajo cero. «Lo peor con diferencia ha sido el frío.

Los hermanos Pou abren otra vía

Más allá de eso, la ascensión ha resultado bastante limpia. No hemos tenido caídas importantes y hemos conseguido escalar bastante rápido teniendo en cuenta la altura», aseguró Iker Pou.

El trío de escaladores destaca la belleza del paraje y señala que, en esta ocasión, tenían la sensación de subir por una escultura perfecta: «Es una línea espectacular que surca un sistema de canalizos de un tamaño que pocas veces se ha visto en el mundo. Había momentos en los que pensábamos que íbamos montados en una gran escalera por la que avanzábamos de una forma mecánica, como si se tratara de subir peldaños».

El trago amargo lo ha sentido Eneko Pou quien, un día antes de la expedición, sufrió una inflamación en la rodilla, tras una pérdida de líquido sinovial, además de padecer una gripe que le dejó con poca energía.

«Se tuvo que esforzar al máximo para estar allí arriba con Manu y conmigo, pero bueno, es algo que ya hemos vivido en otras expediciones. Cuando el cuerpo no le ha acompañado lo ha sufrido sobremanera, pero siempre ha tenido la garra y la cabeza para estar ahí», declaró el menor de los hermanos Pou.