Joan Toni Moreno muestra su medalla de oro, este martes. | Fernando Fernández

0

El piragüismo balear vuelve a tener la denominación del Real Club Náutico del Port de Pollença (RCNPP), el sello del técnico Kiko Martín, y llega como consecuencia de la huella dejada por el doble olímpico Sete Benavides. En la distancia que llevó a este último a Londres y Río, ha explotado el pasado fin de semana la última joya de este deporte. Joan Toni Moreno Bennàssar (Pollença, 2000) se proclamó campeón de Europa absoluto de C1 200 metros, derrotando en la gran final a especialistas consagrados (Zustautas, Nadirdze, Sthyl...) y reclamó su espacio en los planes de futuro del equipo nacional, con el que intentará reafirmar su gesta en el Europeo Sub 23.

«Me imaginaba que podía ganar medalla, más después de la contrarreloj. Fuí segundo, pero sabía que tenía algo más que dar... Pero el oro son palabras mayores, y más ante gente consagrada y con más experiencia que yo en competiciones internacionales», explicaba Moreno, estudiante de Fisioterapia en la UIB. Unas obligaciones académicas que compagina como puede con los objetivos deportivos, que pasan por regresar a Poznan (Polonia) para pelear por el título Sub 23, sabiendo «que parto como favorito. Siendo el campeón de Europa sénior, tendré que saber manejar esta exigencia», explica el piragüista pollencí, para quien este éxito le puede ayudar «a ganarme el puesto en el equipo nacional, que me tengan en cuenta, pero también a motivarme para seguir adelante. Sé que tengo margen de mejora».

Referente

Dos personas claves en su trayectoria tras aterrizar en el piragüismo procedente de la gimnasia artística han sido el técnico Kiko Martín y su compañero Sete Benavides. «Sete ha sido mi referente entrenando. Ha conseguido grandes éxitos para el piragüismo y para nuestro club», explica Joan Toni, quien a su vez agradece su felicitación y todos los apoyos recibidos.

Sueña Moreno con ser olímpico y la puerta del C2 500 metros (fue quinto en el Europeo con Adrián Sieiro) es la que se abre en París. «Hay nivel y queda mucho trabajo, pero mi sueño es ir a unos Juegos», asevera el flamante campeón de Europa absoluto de C1 200 metros.