Ben Miles coloca el anillo de compromiso a su novia Beatriz. | Jaume Morey

Acabó siendo un hito cargado de romanticismo. Ben Miles estuvo 11 días y 13 horas pedaleando sobre una bicicleta estática y cuando acabó, decidió arrodillarse y pedir matrimonio a su novia Beatriz. Ella dijo que sí.

Miles, actual propietario de Son Amar, ha vivido instalado sobre un sillín durante más de una semana, lo que le ha servido para inscribir su nombre en el Libro Guinness de los Récords y protagonizar una pedida —exhausto— que difícilmente olvidará.

El empresario rebasó durante la jornada del miércoles (a las 12:33 horas) la marca de 11 días, 4 horas y 33 minutos (268 horas, 32 minutos y 44 segundos) y ayer 9 horas después decidió dejar de pedalear y declarar su amor a Beatriz, que le ha acompañado durante casi toda su aventura.

Noticias relacionadas

Auque pretendía alcanzar los 12 días y 9 horas (297 horas), Miles decidió parar cuando ya había establecido una nueva plusmarca mundial que perdurará con el paso de los años. Su nombre ya aparece en el libro más selectivo del mundo.

El reto de pedalear durante más de once días consecutivos es una hazaña sin precedentes. El objetivo de Ben Miles no era otro que, además de superarse personalmente, concienciar a la sociedad de la necesidad de cuidar y preservar el medioambiente.

palma ben miles final record guinnes estatica foto morey
El deportista exhibe su satisfacción por su plusmarca mundial.

Bajo el lema ‘The Solution for Pollution’, Ben Miles ha superado el objetivo que se marcó días atrás. Una aventura en la que está acompañado de amigos, clientes y seguidores que se han acercado hasta Son Amar para darle ánimos en persona y ser testigos de su gesta deportiva.

Pedalear sin parar sobre su bicicleta estática ha sido su misión desde el pasado 5 de junio. Lleva lleva tiempo preparándose para este Guinness World Record que ya es una realidad. Por cada hora de rodaje, Ben acumulaba cinco minutos de descanso que, a su vez, pudo administrar cuándo y cómo quisiera para dormir o descansar. Acompañado por su futura esposa y con la presencia de los testigos (dos cada cuatro horas) que certificaron el récord Miles fue recibiendo asistencia a la hora de avituallarse y alimentarse, incluso habilitó una una bicicleta similar a la suya para poder compartir la experiencia con Beatriz.