Los jueces observan las goteras existentes en la pista del Velòdrom Illes Balears. | @martin__early

16

La Copa de España-Gran Premio Toni Cerdà de ciclismo en pista no pudo finalizar su programa este domingo en el Velòdrom Illes Balears pues las fuertes lluvias caídas sobre Palma a lo largo de la mañana han hecho que vuelvan a aflorar las goteras en el recinto. El hecho de que las precipitaciones no se detuvieran y el peligro que generaba para los corredores esa situación en la pista llevó a los jueces a dar por finalizada la competición al filo del mediodía, dando por buenos los resultados conseguidos hasta ese momento.

No es un problema nuevo en el Velòdrom Illes Balears (antiguo Palma Arena), pues años atrás un Trofeu Ciutat de Palma también sufrió esas goteras, afectando a su desarrollo. La cancelación del tramo final de la Copa de España es otra de las consecuencias que deja 'Gloria', el fenómeno meteorológico que ha puesto en alerta a todas las Balears entre el domingo y el lunes.

Por la seguridad de los corredores, la organización y los jueces optaron por suspender el resto de la sesión, toda vez que las goteras persistían y amenazaban la integridad de los corredores en el velódromo.

Desde la gerencia del Velòdrom se confirmó el extremo «por la seguridad de los ciclistas» y también la existencia de esas goteras, algunas propias de la construcción del recinto y otras producidas por las picadas de aves en la cúpula y las ventanas de la misma, produciendo esas goteras que, en algunas ocasiones, caen sobre la pista, aunque otras lo hacen sobre otros rincones de la instalación.

El gerente del Velòdrom, Jaume Ordines, señaló a este diario que, a raíz de los hechos acaecidos en la Copa de España, esta misma semana se realizará una nueva evaluación de la situación para acelerar su reparación durante el presente ejercicio, dejando claro que ya estaba prevista la ejecución sobre las goteras existentes.