Los jugadores del Espanya Hoquei Club, esperando en Barajas tras perder los enlaces aéreos. | Redacción Digital

16

La odisea que vivió el Espanya Hoquei Club para intentar jugar su partido ante el Molina Sport en Las Palmas de Gran Canaria, correspondiente a la jornada 9 de la Liga Élite de hockey en línea, ha vivido otro capítulo en los despachos, en los que el club de Ciutat no ha salido, por el momento, bien parado. Y es que la Real Federación Española de Patinaje (RFEP) ha castigado con dureza la incomparecencia de los mallorquines, que perdieron los enlaces aéreos, y con ello las consiguientes plazas de hotel y coches de alquiler ya contratados en Las Palmas para, finalmente, no poder disputar su encuentro.

La resolución del Comité Disciplinario de la RFEP es contundente contra los intereses del Espanya Hoquei Club, que ante la dureza del castigo impuesto en primera instancia, ya ha presentado el consiguiente recurso de apelación, en tiempo y forma, para intentar paliar el duro golpe recibido fuera de las pistas. De hecho, la entidad todavía está a la espera de recibir el certificado por parte de la aerolínea con el que justificar la pérdida de las conexiones aéreas que les hubieran permitido llegar a tiempo para jugar el partido. Si el recurso no prospera, plantean retirarse de la competición.

El fallo de la Española sanciona al Espanya Hoquei como perdedor del partido ante el Molina Sport, al que da por vencedor de un encuentro que ni se llegó a jugar (y que los canarios en todo momento se mostraron abiertos a dirimir en otra fecha). De la misma manera, se sanciona al Espanya «con la deducción de 3 puntos de los obtenidos en la competición», es decir, con la pérdida de tres puntos que pueden ser decisivos en la carrera hacia el playoff por el título.

Aquí no acaba la cosa, pues el Espanya deberá abonar al Molina Sport el importe de los gastos de apertura de la pista y tendrá que realizar el pago del desplazamiento de los árbitros y sus auxiliares. Por si no fuera poco, se impone una sanción económica al club palmesano de 3.000 euros. Todo ello, aplicando el reglamento de competiciones y disciplinario de la Liga.