Mikel Úriz lanza a canasta en el partido de ida. | MIQUEL ÀNGEL BORRÀS

3

Una temporada, en cuarenta minutos. Ese margen de tiempo tiene el Palma Air Europa para intentar cambiar su sino y reconducir una temporada que se ha complicado en exceso en una segunda vuelta para olvidar y, en caso de derrota este viernes noche (21.00 horas) en Cáceres, se quedará sin objetivos ni motivaciones para los de Xavi Sastre. Y es que solo vale ganar si se quieren mantener las cada vez menores opciones de jugar el playoff, la meta trazada por la entidad presidida por Guillem Boscana.

La dolorosa derrota ante el Oviedo (69-76) ha conducido a un callejón que puede quedarse sin salida si no se vence en suelo extremeño. Cáceres ya finiquitó la etapa de Maties Cerdà al frente del primer equipo del Bahía San Agustín. Y hace más de dos décadas, liquidó el sueño de la ACB del extinto Patronato. Este viernes, el Palma Air Europa se la juega a un cara o cruz.

Ganar alargaría la vida del proyecto hasta la última jornada, con el Barça B visitando Son Moix. Perder supone bajar la persiana definitivamente.