El presidente de la Federació de Bàsquet de les Illes Balears, Jaume Estarellas, en una imagen reciente. | Javier Coll

7

La Federació de Bàsquet de les Illes Balears (FBIB) se enfrenta a un proceso cuyas consecuencias pueden resultar de enorme trascendencia para su futuro. El Tribunal Balear de l’Esport (TBE) ha notificado un acuerdo por el que se declara «la nulidad de pleno derecho de las resoluciones del Comité de Disciplina (...) y se anulan las resoluciones del Comité de Apelación», referidas a los recursos y la documentación presentada por el Club Deportivo Palma Activa ‘Palmaesports’, contra unas sanciones impuestas por ambos organismos, cuya actividad fue suspendida cautelarmente por el propio TBE.

El Tribunal Balear de l’Esport, además, ha incoado un expediente sancionador a la FBIB «por la presunta comisión de una infracción de carácter muy grave prevista en el artículo 143. n)» de la Llei de l’Esport, que refiere los incumplimientos de los acuerdos de las asambleas generales, las juntas de socios de las federaciones o asociaciones y clubes, así como de los reglamentos electorales y otras disposiciones estatutarias o reglamentarias. Las infracciones de carácter muy grave se sancionan con penas de inhabilitación a perpetuidad o temporal (de uno a cuatro años) o una multa, entre otros supuestos.

El expediente se abre a la FBIB, pudiendo recaer la responsabilidad en su presidente, Jaume Estarellas, o en la junta directiva. Tras ello, tienen la opción, y la ejecutarán, de interponer un recurso contencioso-administrativo en el plazo de dos meses.

El Palmaesports presentó un recurso ante el TBE contra los fallos de los citados Comités, alegando que su constitución no era correcta. La FBIB nombró a un presidente por Comité, cuando sus estatutos indican que Competición debe tener de 3 a 5 miembros, y Apelación de 3 a 7.

La FBIB notificó una nueva composición, con cuatro miembros por Comité, aprobada por la junta directiva, pero no por la Asamblea. Las contradicciones vistas entre las actas de la Asamblea del 6 de julio de 2014 llevaron a mantener la suspensión de actividad de los comités.

La nueva documentación aportada por la FBIB resultó incompleta, «quedando acreditado por haberse así reconocido por el presidente de la Federación que en las fechas en que se adoptaron las resoluciones recurridas (octubre de 2014 a febrero de 2015) los Comités de Disciplina y Apelación estaban irregularmente constituidos». Estarellas admitió que «fue un error sin mala fe, pero acataremos lo que nos digan», a la vez que confirmó que hoy presentará las nuevas composiciones ante el Govern -el TBE les daba 15 días-.

Los otros clubes protagonistas de los partidos (Campos, La Salle, Santa María o Molinar) han recibido la notificación, cuyo valor, con carácter retroactivo, podría extenderse a la constitución inicial de los Comités, y obliga a la FBIB a reintegrar a Palmaesports y Campos las cantidades en concepto de multa por las resoluciones anuladas por el TBE.