Brigit Yagüe y José Antonio Rosillo posan en Chelyabinsk.

2

El taekwondo balear dobla su apuesta por el oro en un Campeonato del Mundo decisivo en la carrera hacia los Juegos Olímpicos. La ciudad rusa de Chelyabinsk vivirá este miércoles el estreno de la Armada isleña de la mano de una Brigit Yagüe que podría estar ante su último Mundial, y persigue un podio y un oro que le permitiría sumar valiosos puntos que le acerquen un poco más a Río 2016. La triple campeona mundial y plata olímpica en Londres es la esperanza en menos de 49 kilos y ha quedado exenta de la primera ronda. La sudanesa Eid o la canadiense Dallaire Leblanc serían su primera oponente en un cuadro en el que evita hasta una posible final a la china Jingyu Wu, la croata Zaninovic o la tailandesa Sonkham. Este miércoles se disputarán todas las eliminatorias hasta las semifinales, que junto a la final se dirimirían este jueves. Yagüe quiere su cuarto título, pero es prudente, «pues cualquier te puede complicar el combate, y por eso voy a ir paso a paso».

Brigit llega «al 100%» tras superar su lesión en la mano y tiene aquí una motivación añadida «pues desde los Juegos no coincidíamos las medallistas. Eso demuestra el nivel de este Mundial en el que «hay que pelear con cabeza» y mantener «la tensión para pasar rondas y estar el jueves, aunque los golpes dolerán más», bromeaba Yagüe, que sale a por todas en Rusia.

Al igual que José Antonio Rosillo (-68 kilos), bronce en Puebla 2013 y que mañana debutará ante Boulanouar (Marruecos) o Somsanouk (Laos), teniendo en el podio su punto de mira.