Los jugadores Burrito, Vadillo y Taffy flanquean a José Tirado y Juanito, director deportivo y entrenador del Palma Futsal, respectivamente.

0

La Copa de España ya está aquí, y el Palma Futsal calienta motores. Los de Son Moix tienen la maleta a punto para viajar rumbo a un sueño, con destino a Ciudad Real, donde mañana arranca el torneo, aunque para los mallorquines lo hará el viernes (19 horas, Teledeporte) ante el Magna Navarra y en el espectacular pabellón Quijote Arena.
La meta no es otra que aprovechar la fortuna que les deparó el sorteo al esquivar en el cruce de cuartos a los tres grandes de la Primera División, y sacarse la espina frente a los navarros. Con el premio de las semifinales en el horizonte y la ilusión de poder ser la sensación de la Copa.

El ambiente es diferente esta semana en el vestuario del Palma Futsal. Se nota que llega la Copa y, quienes la han vivido o disputado, lo perciben y lo saben. «Para nosotros es un reto, un premio a una buena primera vuelta. Pero también una motivación. Fácil no va a ser, aunque estadísticamente, tenemos más opciones de ganar a Magna Navarra que a Barça, ElPozo o Inter», explicaba Juanito, técnico de un Palma del que espera «madurez y máxima tensión» en sus hombres.

«Ha llegado el momento que tanto deseábamos», agregaba el preparador, quien recordaba «las dificultades que nos han planteado en Liga». Juanito pide a sus jugadores «concentración para evitar errores. Confío en que el equipo hará una buena lectura, pero hay que tener cuidado con los pequeños detalles», incidió el técnico respecto al cruce.