España busca goles contra la depresión

| Madrid |

Valorar:
preload
El entrenador de la selección española de fútbol, Vicente del Bosque, durante un reciente entrenamiento de la selección.

El entrenador de la selección española de fútbol, Vicente del Bosque, durante un reciente entrenamiento de la selección.

efe

La selección española busca este domingo una goleada que calme su desazón actual, tras pasar de ser una selección ganadora y admirada por todo el mundo del fútbol a ser un rival asequible que ha perdido cuatro de sus seis últimos partidos, el último especialmente doloroso en Eslovaquia que desata debates.

El primero afecta a la continuidad del seleccionador español Vicente del Bosque. No cala a la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), que ni se lo pensó cuando el técnico salmantino puso su cargo a disposición tras el fracaso en el Mundial de Brasil. Es el elegido para realizar una etapa de cambio tras el fin de la generación más gloriosa y el inicio de una nueva con buenos mimbres que también han triunfado en categorías inferiores.

Se amplían los debates en dos posiciones. Pocos pueden discutir que Del Bosque ha citado a los mejores jugadores para los partidos ante Eslovaquia y Luxemburgo, incluso que alineó en Zilina el mejor de sus onces, pero el grave error de Iker Casillas y la falta de gol de Diego Costa los señala.

Casillas tenía en la selección un rincón de tranquilidad en una vida repleta de inestabilidad emocional en lo deportivo en los dos últimos años. La ausencia de Víctor Valdés por lesión evitaban un debate que ahora nace con David De Gea tras el error que provocó el tanto de Eslovaquia en una falta en la que midió mal Iker.

Diego Costa acumula 446 minutos sin ver puerta como internacional español. Seis partidos en los que incluso ha provocado que Del Bosque modifique el estilo del éxito para jugar con un nueve de sus características. Su mejoría en Zilina no la materializó en goles y crece su obsesión. En la cabeza del seleccionador español estaba no arriesgar y que jugase de inicio un solo partido, ahora todo puede cambiar.

Porque Del Bosque tenía un plan de ruta que no se cumplirá. Su deseo era que jugasen todos los futbolistas de campo, que debutasen Juan Bernat en el lateral izquierdo, y Rodrigo Moreno formando de inicio en el tridente ofensivo. Y en principio no se producirá. Aunque hay margen para el error en una fase de clasificación a la Eurocopa que permite el tropiezo, España no está para bromas en Luxemburgo donde debe vencer y hacerlo con diferencia de goles para silenciar las críticas.

La presión la asumirán los jugadores con más experiencia. No tiene pensado Del Bosque sentar a Casillas. Es su portero titular y un error no cambiará su forma de pensar. En la defensa una de las novedades que se perfila es la entrada de Dani Carvajal en el lateral derecho, mientras que en ataque David Silva puede dejar su sitio a Paco Alcácer y España probar a jugar con dos puntas.

Es una de las opciones que maneja Del Bosque que quiere mostrar confianza en Diego Costa y premiar también al delantero en mejor momento de forma del fútbol español, como volvió a demostrar Alcácer en los pocos minutos que jugó en Zilina.

España nunca ha disputado un partido oficial ante Luxemburgo pero ganó los cuatro amistosos que jugaron. No encajó un gol aún y en Luxemburgo siempre venció por la mínima en los dos precedentes (0-1), en 1984 y 2000, último encuentro del que tan sólo queda en activo un jugador, Iker Casillas. Porque otro que jugó, Luc Holtz, es actualmente el seleccionador de su país.

Pese a ser una de las selecciones de un ránking más bajo, de momento Luxemburgo está dando guerra en el Grupo C. Empató a uno en su estadio en el primer partido, ante Bielorrusia, y rozó los tres puntos, que se le escaparon en la recta final del duelo. Se repitió la historia en su primera derrota, cosechada el pasado jueves en Macedonia, en el tiempo añadido. Llega a la cita con España con la moral alta y soñando con dar la sorpresa, tras ver a Eslovaquia, ante el vigente campeón de Europa.

Los números juegan en contra de Luxemburgo, que ha ganado solo uno -a Irlanda del Norte- de sus seis últimos encuentros oficiales en casa (una victoria, dos empates y tres derrotas).

Holtz, que sabe como plantar cara a España y como jugador tan solo cayó derrotado por un tanto ante la Roja de José Antonio Camacho, seguirá apostando por el mismo equipo que le ha comenzado dando buen resultado en el inicio de la fase de clasificación. La novedad puede ser el regreso al once de Holter en detrimento de Da Mota. El estadio Josy Barthel se llenará hasta la bandera, con todo venido desde hace semanas para recibir a España.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.