Vicenç Reynés (IAM) y Lluís Mas (Caja Rural-Seguros RGA). g Foto: TERESA AYUGA

0

La Vuelta 2014 tiene premio. Al menos, para los dos ciclistas mallorquines que se han dejado ver, y de qué manera, entre los Contador, Valverde, Froome y compañía. La segunda y última jornada de descanso de la ronda española permitió a Lluís Mas (Caja Rural-Seguros RGA) y Vicenç Reynés (IAM Cycling) reponer energías para llegar lo mejor posible a Santiago el próximo domingo, y cumplir así con creces con sus objetivos.

En especial el saliner, debutante en la ronda y animador de su primera porción. No en vano, una decena de jornadas portando el maillot de líder de la montaña, subiendo además al podio para recoger el trofeo a la combatividad y mandando en la combinada un día, han hecho que Mas se haya ganado pedalada a pedalada la continuidad en el conjunto Continental Profesional UCI español, plenamente convencido del trabajo del balear en su primera campaña. Su presencia en el nueve de la Vuelta es el reflejo de la satisfacción de sus directores y en el seno del Caja Rural-Seguros RGA se da por buena la continuidad de una apuesta segura como es Lluís.

Emoción
Además de pisar el cajón, su papel protagonista en escapadas en las primeras etapas, pero en especial camino de La Zubia, donde se quedó a pocos kilómetros de la victoria de etapa, ha hecho que la presencia en carrera del Caja Rural-Seguros RGA se haya disparado, haciendo bueno el cometido para el que fue elegido. Aunque todavía puede que no haya dicho la última palabra.

También para el veterano Vicenç Reynés esta Vuelta 2014 tiene premio. El de superarse día a día tras un año duro, en el que una prostatitis le ha mantenido alejado de la carretera durante varios meses. Esta cita era un test que iba a definir incluso su posible retirada, pero sus sensaciones y su segundo puesto en Córdoba le han hecho estar en los planes de Javier Mínguez para el Mundial de Ponferrada.