El Deportivo salva el empate ante el Sporting en el minuto 95

| Riazor, A Coruña |

Valorar:

Deportivo 1- 1 Sporting

Deportivo de La Coruña: Fabricio; Laure, Marchena, Insua, Luisinho; Álex Bergantiños, Juan Domínguez; Núñez (Lopo, min.66), Rabello (Toché, min.58), Salomao; y Borja Bastón (Luis Fernández, min.82).

Sporting de Gijón: Cuéllar; Luis Hernández, Bernardo, Mandi, Canella; Sergio Álvarez, Nacho Cases; Lora, Álex Barrera (Santi Jara, min.76), Carmona (Hugo Fraile, min.65); y Scepovic (Lekic, min.83).

Gol: 0-1, min.26: Bernardo. 1-1, min.95: Toché.

Árbitro: Sánchez Martínez, del colegio murciano. Amonestó a Bernardo (min.16), Cuéllar (min.67), Nacho Cases (min.88) y Hugo Fraile (min.93), por parte del Sporting; y a Marchena (min.23), por parte del Deportivo.

El Deportivo salvó un punto en el último suspiro, en el minuto 95, ante el Sporting de Gijón (1-1) en un saque de esquina al que subieron todos los jugadores al remate, incluso el portero Fabricio Agosto, y que acabó, con mucho suspense, dentro de la portería asturiana.

Al conjunto asturiano, que también se había adelantado con un córner y acababa de perdonar el segundo, se le escapó ahí un partido que parecía tener ganado.

Los 7.000 aficionados gijoneses que acudieron a Riazor no pudieron celebrar el triunfo de su equipo, pero sí un punto en el campo de un rival directo, donde no pierde desde la temporada 1997-98, y, además, la mediana de goles o «gol average» particular.

El Deportivo intentó marcar el ritmo del encuentro y alejar de su área al Sporting consciente del peligro de los asturianos en ataque, con el serbio Scepovic como principal amenaza, y de su potencial en las jugadas a balón parado, que los gallegos habían trabajado durante toda la semana.

Apenas se inquietaron ambos equipos hasta el ecuador del primer tiempo y el único sobresalto fue un remate de cabeza de Scepovic a centro de Carmona que se marchó a un par de metros de la portería de Fabricio.

En ese estado de relativa tranquilidad, el miedo escénico afloró en el deportivismo cuando el Sporting forzó su primer saque de esquina a favor, muy discutido por el portugués Luisinho, a los 25 minutos, y se convirtió en pesadilla en el segundo, que llegó inmediatamente.

El conjunto asturiano volvió a colgar el balón al área y la defensa del Deportivo lo despejó, pero en la siguiente acción, el esférico cayó en las botas de Bernardo, que adelantó a los asturianos con un potente disparo imposible para Fabricio.

Tres minutos después, Bernardo, que ya tenía una amarilla, fue protagonista en el área astur, donde le golpeó un centro de Rabello en la mano y el árbitro señaló la pena máxima sin sacarle la segunda tarjeta, lo que le permitió seguir en el campo y ver cómo Borja Bastón fallaba desde los once metros sin necesidad de que Cuéllar interviniera.

No fue la mañana del delantero del Deportivo, aunque estuvo a punto de encontrar premio de rebote cuando presionó a Cuéllar y el saque del guardameta golpeó en su cuerpo sin que el balón fuera hacia la portería.

El Deportivo dio un paso adelante en la segunda mitad y el Sporting, uno atrás, aunque preparado para matar el partido en cualquier momento al contragolpe o en alguna acción aislada como un disparo de Álex Barrera que golpeó en Scepovic y que no tuvo consecuencias.

Fernando Vázquez confió la reacción del Deportivo a los cambios, introdujo a un segundo delantero, Toché, en detrimento del chileno Rabello, y cerró la defensa con tres centrales, lo que permitió a su equipo embotellar a un Sporting que se replegó cuanto pudo para mantener la ventaja en el marcador.

El Deportivo falló las ocasiones más claras que fue capaz de generar, como un disparo de Toché que se marchó fuera tras un error del equipo de Sandoval en la salida del balón, o un remate flojo de Insua que se fue a las manos de Cuéllar, pero encontró el gol a última hora, con el tiempo añadido superado y, como el Sporting, en un saque de esquina que convirtió Toché.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.