Nuria Llagostera, en una imagen de archivo. | Redacción Digital

15

La Federación Internacional de Tenis (ITF) ha impuesto un castigo de dos años a la tenista mallorquina Nuria Llagostera tras una violación de las normas antidopaje tras haber sido detectada metanfentamina en su orina en un control que se le realizó en el torneo de Stanford el pasado julio. La de Cala Millor, suspendida de forma provisional desde el pasado 8 de septiembre, podría volver a competir a partir de la medianoche del 7 de septiembre de 2015, aunque la resolución podría ser recurrida en el TAS. A sus 33 años la sanción puede significar su retirada, ya que la propia tenista reconoció en la vista que se realizó que un castigo de dos años «sería en la práctica el final de su carrera».

El dictamen hecho público por la ITF refleja que no se han atendido a los argumentos que podían mitigar la sanción, ya que la campeona del Masters de dobles en 2009 no disponía de la prescripción médica y no pudo explicar como la sustancia prohibida entró en su organismo.

La mallorquina tiene la posibilidad de presentar recurso ante el TAS, tal como aseguró a este periódico su abogado, Juan de Dios Crespo, que no quiso hacer declaraciones hasta realizar un estudio pormenorizado de la sentencia. Será la afectada la que tome la decisión de presentar el recurso o no.

La metanfetamina es un psicoestimulante que en dosis pequeñas puede incrementar el estado de alerta, la concentración y la energía en las personas fatigadas y se utiliza en el tratamiento de la narcolepsia, el desorden caracterizado por déficit de atención y también en el control de la obesidad.

Hechos

Esta temporada, Nuria Llagostera, que pasó por el quirófano el 19 de marzo por una lesión en la muñeca, tenía previsto regresar a la competición el 22 de julio en el torneo californiano de Stanford haciendo pareja con Francesca Schiavone. La baja de la italiana le impidió competir, pero fue seleccionada de forma aleatoria para pasar un control antiopaje. La mallorquina accedió asegurando de forma verbal y en un formulario que no había consumido ningún tipo de sustancia y prosiguió con su actividad. La mallorquina fue requerida para pasar dos nuevos controles en Toronto y en Cincinnati y en ambos dio un resultado negativo. Este hecho hace que sus premios y los puntos obtenidos no se vean alterados.

Llagostera, dijo que no sabe si le «quedan fuerzas para luchar. De momento no haré declaraciones. Lo único que puedo decir es que estoy muy afectada». «No sé si me quedan fuerzas para luchar. En un par de días tomaré una decisión», agregó.