José Mourinho, en una imagen de archivo. | SERGIO PEREZ - REUTERS - X00213

27

José Mourinho, técnico del Real Madrid, asegura en una carta difundida por la web del club que no se marcha, que su «madridismo es mucho más grande que el de algunos pseudomadridistas» y pide disculpas por su «actitud» en los incidentes de la Supercopa de España ante el Barcelona.

«Solo quien no me conoce puede soñar, inventar o creer que pueda marcharme ahora del Real Madrid», inicia su escrito el técnico portugués.

«Me parece que mucha gente se quedó impresionada con la calidad del fútbol demostrado por el Real Madrid en esta pretemporada, y sería para ellos una sorprendente noticia que yo abandonara el club ahora. ÑImposible!», afirma. «No me marcho. Seguro. ¡Segurísimo!», añade.

Mourinho destaca el buen momento por el que pasan sus relaciones con los altos cargos del club. «Tengo un presidente fantástico, con una gran inteligencia, y al que además me une una gran amistad. Y tengo también un director general que trabaja para el club 24 horas al día, por lo que siento que mi motivación es enorme y mi madridismo mucho más grande que el de algunos pseudomadridistas».

Cierra su carta Mourinho tratando los incidentes vividos en el Camp Nou, cuando en los últimos compases de la final de la Supercopa, metió un dedo en el ojo del segundo técnico del Barcelona, Tito Vilanova, que le respondió con un golpe en la nuca.

«Y quiero dirigirme al madridismo para disculparme ante él, y solo ante el madridismo, por mi actitud en el último partido. Algunos están más adaptados que yo a la hipocresía del fútbol, lo hacen con la cara escondida, con la boca tapada y en lo más profundo de los túneles».

«Yo no aprendo a ser hipócrita. Ni aprendo ni quiero», sentencia Mourinho.

Expediente

La carta ha llegado despues de que el juez Único del Comité de Competición sobre la Supercopa de España, Alfredo Florez Plaza, abriera esta mañana expedientes al técnico del Real Madrid y al segundo entrenador del Barcelona «Tito» Vilanova, tras los incidentes protagonizados en el partido de vuelta de la Supercopa de España.

Mourinho metió el dedo en el ojo de Vilanova, que respondió golpeando la nuca del técnico portugués en plena tangana de Real Madrid y Barcelona en el Camp Nou en los últimos compases de la final de la Supercopa.

El Comité de Competición de la Federación española ha decidido abrir expediente de «carácter meramente indiciario» a Mourinho y Vilanova, una vez examinadas las imágenes sobre las conductas de los técnicos del Real Madrid y Barcelona.

El procedimiento de los expedientes y su tramitación pasa a un instructor, Rafael Alonso Martínez. Real Madrid y Barcelona tienen derecho a la formulación de alegaciones.

De cuatro a doce partidos

El procedimiento incoado a Mourinho se debe a si es considerado que ha cometido una infracción según lo dispuesto en el artículo 98 del Código Disciplinario, que se refiere a agresiones a otro sin causar lesión estando el juego detenido o a distancia tal de donde el mismo se desarrolla que resulte imposible intervenir en un lance de aquél, que podría ser sancionado con suspensión de cuatro a doce partidos.

En el segundo punto del mismo se establece que «Se sancionará con suspensión de seis a quince partidos cuando se origine lesión que determine la baja del ofendido, siempre que no constituya falta más grave.

También hace referencia a que pudiera entenderse el artículo 100, denominado «Conductas contrarias al buen orden deportivo», por el que «Incurrirán en suspensión de cuatro a diez partidos o multa en cuantía de 602 a 3.006 euros aquellos cuya conducta sea contraria al buen orden deportivo cuando se califique como grave».

En el caso de Vilanova el juez único hace referencia a los artículos 111 y/o 122. Este último se denomina «Conductas contrarias al buen orden deportivo», y por en el mismo se establece que «Incurrirán en suspensión de hasta cuatro partidos o multa hasta 602 euros aquellos cuya conducta sea contraria al buen orden deportivo cuando se califique como leve.

Villa, Marcelo y Özil, supendidos

Además, el Comité de Competición sanciona con un partido de suspensión al barcelonista David Villa y a los madridistas Marcelo y Mesut Özil.

El brasileño Marcelo fue expulsado con roja directa tras una dura entrada al barcelonista Cesc Fábregas, que causó la tangana en la banda del Nou Camp.

Villa y Ozil fueron expulsados posteriormente por el colegiado andaluz David Fernández Borbalán en el tumulto. El barcelonista empujó al alemán madridista, quien posteriormente, nervioso, tuvo que ser separado por compañeros para no agredir a su rival.

En ambos casos se ha aplicado el artículo 116: «Insultos, amenazas y provocaciones: Insultar, ofender, amenazar o provocar a otro, siempre que no constituya falta más grave, se sancionará con suspensión de uno a tres partidos o por tiempo de hasta un mes».

Así mismo, se confirman las amonestaciones de Xabi Alonso y Dani Alves por juego peligroso; Fabio Coentrao por formular observaciones al árbitro; Sami Khedira y Alexis Sánchez por infracción de las Reglas de Juego; Víctor Valdés por pérdida de tiempo; y Javier Mascherano y Cristiano Ronaldo por discutir con un contrario sin llegar al insulto ni a la amenaza.